El Canto de los Sables: La fidelidad del héroe

El Canto de los Sables
Yermo Ediciones nos trae un cómic que conquista los sentidos primero y la inteligencia después.

El Canto de los Sables

«Las lágrimas se pierden. Los recuerdos se oxidan«

Cuando uno ve por primera vez Héroe (Yimou Zhang, 2002) lo último con lo que se queda es con la historia de traiciones y honor que le valió en su día una nominación a los Oscar como Mejor Película de habla no Inglesa (aparte de otros 48 premios y nominaciones a nivel internacional). En su lugar, todos recordamos vívidamente el genial uso de la luz y el color por parte del director de La Casa de las Dagas Voladoras que convertían al filme en toda una experiencia sensitiva más allá de guiones y diálogos.

Algo parecido le pasa a la nueva obra de Antoine Ozanam y Tentacle Eye. El Canto de los Sables es una de esas pequeñas joyas que conquistan nuestros sentidos desde la primera página y hasta el desenlace. El intencionado uso de una gama cromática limitada por parte de Antoine Carrion (el hombre tras el seudónimo de Tentacle Eye) tiene como resultado unas ilustraciones de gran fuerza que tienen la virtud de evocar en el lector sonidos, silencios, olores e incluso sabores. Tal es el poderío de las ilustraciones del dibujante que en ocasiones parece que el propio Ozanam se rinde a su inspiración para permitirle que los personajes y los escenarios vuelen libres de su imaginación a las viñetas.

«Esos bárbaros se aprovechan del opio para dominarnos«

Pero sólo el atractivo artístico no basta para conquistar nuestros corazones. Y ahí es donde la historia que nos cuenta Ozanam cobra una merecida importancia. El relato que se nos presenta tiene tantos trazos de leyenda y de sueño como pequeñas gotas de la realidad de los últimos días de la China Imperial. El Canto de los Sables mezcla con gran maestría acción, realidad y fantasía del mismo modo en que Zhang lo hizo hace ya más de una década en su aclamada película. Sin embargo, el autor francófono deriva un poco más hacia el terreno de la fábula con detalles, como la enfermedad de Jiang, que nos acercan al terreno del mito y la leyenda.

El Canto de los Sables

Yermo Ediciones nos trae una historia acerca de la fidelidad absoluta (al ser amado, a las promesas y a los principios) por parte del protagonista. Esta fidelidad se nos presenta, en un primer momento, como una virtud del personaje, que se mantiene firme ante los envites y amenazas que se presentan por todos los frentes. Sin embargo, conforme la historia avanza, la locura de Fu Zhu-Ing se agudiza y la tragedia asola a nuestro protagonista, los autores nos van dejando entrever una lectura bien distinta que, sin desdecirse, invita al lector a compartir otro tipo de lealtad más inteligente, que pueda ser igual de fuerte, pero que mantenga los ojos abiertos y los pies en la tierra. El Canto de los Sables resume una filosofía de vida y, manteniendo ese parecido con las fábulas, contiene una moraleja final muy clara e instructiva.

Acompaña al cómic de Yermo una galería de ilustraciones y bocetos sobre los que conviene pararse un momento para observar la evolución de un álbum que se lee muy rápido, pero que precisa de nuevas visitas para poder saborear con plenitud todas sus virtudes.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *