Al encuentro de Mr. Banks: Los entresijos de Mary Poppins

Al encuentro de Mr. Banks

Al encuentro de Mr. Banks

Título Original: Saving Mr. Banks

Director: John Lee Hancock

Guión: Kelly Marcel y Sue Smith

Reparto: Tom Hanks, Emma Thompson, Colin Farrell, Paul Giamatti, Jason Schwartzman, Bradley Whitford, Ruth Wilson, Rachel Griffiths, Kathy Baker, B.J. Novak

EEUU – Reino Unido – Australia / 2013 / 125′

Productora: Walt Disney Pictures / Ruby Films / Essential Media & Entertainment

No todos los cortejos son iguales. Algunas conquistas son más difíciles que otras. Disney estuvo más de una década agasajando a P.L. Travers para conseguir su objetivo: los derechos de Mary Poppins, el preciado tesoro de la escritora…

No todos los cortejos son iguales. Algunas conquistas son más difíciles que otras. Disney estuvo más de una década agasajando a P.L. Travers para conseguir su objetivo: los derechos de Mary Poppins, el preciado tesoro de la escritora.

Disney manufactura una película más que corporativa de su emporio con esta biografía de la creadora de la famosa supernanny. Efectivamente, no era una obra original del rey Midas de la animación, sino una adaptación más de la compañía. Mickey Mouse se intercala en varias ocasiones durante el metraje que relata la lucha de cesión de derechos que duró más de una década, y que en su visita a Los Ángeles la agasajaron con pasteles de colores y peluches de la factoría. A ella, una recta y distante británica. ¿Cómo consiguió entonces el bueno de Walt que cediera ante su oferta? Pues dándole de su propia medicina: con un poco de azúcar cualquier píldora pasa mucho mejor. Pero este comprimido viene en forma de charlas en las que a veces Tom Hanks (Disney) hace de psicoanalista sutil frente a Emma Thompson (Travers). Mientras, los músicos, guionistas, y demás trabajadores de la empresa de Walter Elias lisonjean a la invitada, que se niega a poner a su institutriz en un largometraje animado ni convertirla en musical.

Al encuentro de Mr. Banks


La historia se encierra en un guion que muestra sus intenciones de lo más explícitamente posible: querer llegar al corazón. Y lo consigue en momentos con los músicos tocando Feed the birds o arrancando una sonrisa a P.L con Let’s go fly a kite, el tema que concluye la ya famosa cinta. Eso sucede por un camino, porque la trama viaja por dos travesías que difieren en el plano espacio-temporal: los años sesenta y la infancia de la protagonista, que exponen el lado intrínseco de la mujer. Los flashbacks cumplirán así el rol explicativo de tantos porqués sobre Mary Poppins y su creadora, que como casi todo autor volcó sus recuerdos y sus inquietudes en su obra.

John Lee Hancock ejecuta adecuadamente bien pero sin arriesgarse demasiado. Se apoya en los parámetros establecidos para ir sobre seguro. Se basa en el recurso fácil de personaje complicado al que se busca su vuelta de tuerca. Por ello su producto final no sorprende pero se disfruta, se sigue y rememora a uno de los clásicos más queridos de la factoría Disney.

Emma Thompson sabe hacer bien lo que le dicen. ¿Qué le piden retratar a una señora inglesa muy estirada y seria? Ella lo borda. Lo mismo sucede con Tom Hanks, ¿Quién mejor que él para personificar al sueño americano y fábrica de (dinero) ilusiones? En las fila de secundarios hay trabajos muy interesantes: Colin Farrell sorprende en las lides de padre problemático. Paul Giamatti es de agradar como chófer, aunque más bien sus escenas bien podrían titularse “Driving Mrs. Travers”, dado su carácter amable y comprensivo.

Con reminiscencias como el tiovivo, Al encuentro de Mr. Banks toca el lado sentimental de manera muy evidente y lo enfatiza con la banda sonora original. Sin embargo la mano de Hancock se ha excedido con ese “poco de azúcar”, incluso para un carácter tan agrio como el que se dibuja aquí a Travers. Lo que no quita que tenga una faceta que cala en el espectador. Por eso, al salir del cine es casi imposible no tener ganas de volver a ver a Julie Andrews vestida de la nodriza mágica y cantarina.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *