Les doy un año: Registro de un matrimonio

Les doy un año=

Les doy un año

Título Original: I Give it a Year

Director: Dan Mazer

Guión: Dan Mazer

Reparto: Rose Byrne, Anna Faris, Rafe Spall, Simon Baker, Minnie Driver, Stephen Merchant, Jason Flemyng, Olivia Colman

Reino Unido / 2013 / 97′

Productora: StudioCanal / Anton Capital Entertainment (ACE) / Starcrossed Films

No hay género que explote mejor sus clichés que la comedia británica. Ellos tienen su rígida etiqueta y ellos mismos saben cómo reírse mejor de la misma. Por supuesto, en toda farsa británica que se precie…

No hay género que explote mejor sus clichés que la comedia británica. Ellos tienen su rígida etiqueta y ellos mismos saben cómo reírse mejor de la misma. Por supuesto, en toda farsa británica que se precie, hay ciertos clichés a los que se debe recurrir. Empezando por los personajes:

La pareja: Él: haciendo de un ganso con buen corazón, torpe y un poco idiota en actos formales. Rafe Spall, al que se le recuerda por La vida de Pi y cuesta ubicarle en el elenco actoral de Prometheus, desarrolla un Josh simpático, que pese a sus momentos bochornosos y a su mala suerte como escritor, es un buen tío. Ella: una chica ambiciosa, inteligente y que busca siempre la perfección. Rose Byrne añade más comedias a su curriculum. Su Nat está justo en el punto intermedio entre sus anteriores roles de Malditos vecinos y Los becarios. Ni tan patosa ni tan estirada.

Byrne y Spall en Les doy un año

La familia política y allegados: Un lastre que viene en la letra pequeña de cualquier matrimonio. Pobres estos dos contrayentes, porque unos son unos estirados y los otros irritantes. Ahí están cotilleando a sus anchas Minnie Driver y Jason Fleming, son unos familiares secundarios de lujo. El amigo chistoso: De pantalla para fuera se le admira, pero aguantarlo en las propias carnes es de lo más insoportable. El más inoportuno y cargante, siempre colega de uno de los protagonistas, el encargado de arrastrar casi todo el humor del metraje. Stephen Merchant lleva a cabo tal misión, y permanece como un excesivo Joaquín Reyes en versión inglesa.

El hombre perfecto: el peligroso seductor y supuestamente hombre ideal. ¿Quién mejor que Simon Baker para ser el “hombre conquistador y triunfador”? Su línea engatusadora es al estilo Christian Grey pero sin juguetitos sexuales, sino que viene con otras sorpresas bajo el brazo. Y la Ex: En mayúsculas. Siempre hay uno/a. Anna Faris se mete en una pose menos llamativa, pero enternecedora. Una típica chica maja desafortunada en las relaciones.

La trama se renueva dentro de las comedias románticas: en ellas el matrimonio es el fin al que aterrizar. I give it a year parte ya con el matrimonio ya despegado, y con problemas en las alturas. ahora toca arreglar el problema e ir en busca de la chispa extraviada del amor, indagando, eso sí en situaciones muy típicas -cierto- pero muy cómicas y embarazosas (En eso el vodevil anglosajón es un avezado maestro).

Esta comedia no es de matrícula, pero sí bastante digna. Y viene con aires de renovación además de satisfacer al público en sus 97 minutos. Porque hace pasar un buen rato, detalla con pequeñas sorpresas no comunes dentro del género, y aunque no sea tampoco representativo del mismo, invita a recapacitar. Porque las cosas no están establecidas porque sí, y no siempre las moralinas tienen que darse en dramones colosales.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *