Sherlock Holmes: Juego de Sombras

Sherlock Holmes. Juego de Sombras: El detective viajero

Como si de un regalo de Reyes se tratara, llega al fin la esperadísima secuela de Sherlock Holmes. La cinta que dirigió en 2009 Guy Ritchie se vuelve viajera y sacrifica algo del ritmo a cambio de mostrarnos espectaculares paisajes en los que la fotografía está muy cuidada y escenarios urbanos increíblemente detallistas que llevan colgado el letrero de “esto no se ve igual en casa que en el cine”. Lo que no sacrifica es ni un ápice del sentido del humor y la riqueza de los diálogos que encumbran, una vez más, al ex-marido de Madonna.

 

Robert Downey Jr. Jude Law y Noomi Rapace en Sherlock Holmes: Juego de Sombras

 

Más allá de la escena del crimen:

 

En la primera película vimos a Holmes y a Watson persiguiendo a un escurridizo Lord Blackwood (Mark Strong) a través de las escenas de sus crímenes, el clásico trabajo detectivesco de búsqueda de pistas. En ésta, sin embargo, se cambia la dinámica y se nos presenta al dúo tratando de evitar unos crímenes que ya saben que se van a cometer. Algo parecido al final de la anterior entrega.

 

Este cambio de juego permite a la cinta tener mayores dosis de acción y humor, que le sirven para paliar lo lenta que se antoja la cinta en los tramos en los que no está todo estallando o golpeando a nuestros protagonistas. Una pena, porque si no sufriese estos bajonazos, nos encontraríamos frente a un producto cien por cien entretenimiento.

 

¿Mark Strong o Jared Harris?:

 

El enemigo a batir en Juego de Sombras no es otro que la eterna némesis de Sherlock Holmes, el profesor James Moriarty, un genio del mal (a la altura del protagonista) cuyos planes pondrán en jaque a Europa. El papel antagonista recae en los hombros de Jared Harris, a quien hemos podido ver recientemente en The Guard (de Carpenter) o en la serie Fringe. El problema no es que Harris lo haga mal; es que Mark Strong, con su expresividad y la altivez de sus rasgos, fue mucho mejor malo y habría sido un magnífico Moriarty.

 

Por otra parte, el misterio que envuelve al profesor se esclarece enseguida y esto le pasa factura al carisma del personaje: hasta su segundo de a bordo (interpretado por el poco conocido Paul Anderson) es más misterioso y más interesante que él. Por lo menos los fans del detective podemos agradecerle a Guy Ritchie el haber calcado el final de la novela Las Memorias de Sherlock Holmes y el inicio de El Regreso de Sherlock Holmes en esta película.

 

Robert Downey Jr. y Jared Harris en Sherlock Holmes: Juego de Sombras

 

Por fin, he de hacer mención al relevo en el papel de heroína que se hace en esta película. De la guapísima Rachel McAdams (como Irene Adler) pasamos a la emergente Noomi Rapace (protagonista de la saga Millennium original), que no tiene el carisma de su compañera ni de cerca y tampoco sabe muy bien cómo ponerse cuando no está hablando, una actuación poco afortunada, la verdad.

 

El Síndrome Iron Man:

 

La mayor virtud y principal defecto de la película es, como habréis supuesto muchos, la sobreexplotación que se está haciendo en los últimos años del papel en el que ha quedado encasillado Robert Downey Jr. Lo que en 2008 se le aplaudía hoy comienza a cansar, no se puede usar el mismo personaje durante cinco años seguidos sin que éste comience a dar señales de desgaste. El momento en el que la gente se canse está cada vez más cerca y prueba de ello es que en Estados Unidos, sin haber fracasado, la cinta no ha hecho las cifras que se esperaban de ella.

 

Hans ‘de los Piratas’ Zimmer:

 

Propongo un reto para los lectores que vayan al cine a verla: Cerrad los ojos en los créditos finales e imaginaos a Johnny Depp como Jack Sparrow… Efectivamente, Hans Zimmer parece haber patentado la melodía de ‘personaje alocado y canalla’ y la utiliza a diestro y siniestro en sus trabajos.

 

Pese a esto, el apartado musical de la película es mucho más que notable: trepidantes melodías de acción, magníficas piezas de la ópera Don Giovanni e incluso una tan bella como inútil escena ecuestre con la música del imperecedero Ennio Morricone.

 

En resumen:

 

Sherlock Holmes vuelve a España por Reyes para inaugurar 2012 con un merecido taquillazo. Aún así la cinta no mantiene la calidad de su predecesora.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados