The Collection

The Collection: Un digno entretenimiento

The Collection es un digno título de género, no se sale de los esquemas preestablecidos pero resulta un entretenimiento muy divertido gracias a unos personajes con los que es fácil empatizar y un excelente sentido del ritmo, pues en ningún momento dejan de suceder cosas.

 

The Collection

 

Salida de las mentes de Marcus Dunstan (director y guionista) y Patrick Melton (guionista), las mismas responsables de las últimas entregas de la saga Saw, The Collection es secuela de The Collector (2009) y ya desde el primer momento parece haber aprendido de los errores de su predecesora, sacrificando excesos de casquería por el thriller en la línea del primer Saw, referente ineludible tanto de este como de los films similares que han ido apareciendo estos últimos años. Quizás por ser conscientes de ello, Dunstan y Melton han ideado una historia muy honesta consigo misma en la que no faltan los tópicos, pero siempre al servicio de la trama. Una actitud muy remarcada en los diálogos de los protagonistas, cargados de frases lapidarias que harían sonrojar a cualquiera en otro contexto.

 

Pero que estas palabras no se malinterpreten. Lejos de ofrecer una historia socarrona y cargada de comedia, la película sigue los cánones que marcan las últimas reinvenciones de la serie B ochentera (veánse los reboots de Viernes 13, Evil Dead, Halloween…). Mayor crueldad y realismo. Su máxima aspiración es provocar tensión y avasallar al espectador con imágenes poco agradables.

 

El mayor acierto de The Collection es que puede disfrutarse sin haber visto la primera parte. La secuencia introductoria, en la que van apareciendo los créditos iniciales, hace un perfecto trabajo de contextualización que ayuda a que cualquiera que se acerque a visionarla entre en la propuesta sin mayores problemas. Es evidente que a quienes no interesen este tipo de tramas les será un film prescindible y que solo servirá para afianzar sus posturas contrarias a este cine, pero los fans del género saldrán más que satisfechos con sus 82 minutos de metraje.

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados