Ana Rosa Diego: «Todos pertenecemos a una familia y hay que reivindicarlas»

 

Ana Rosa DiegoAna Rosa Diego debuta en la gran pantalla con Siempre hay tiempo. Esta andaluza con raíces pasiegas presenta un retrato familiar con sus diferentes caras y etapas. Una película social de una mujer comprometida que obtuvo el premio del público en el Festival Iberoamericano de Huelva. Mucho cariño y buen hacer en esta oleada de aire fresco para el cine español.

Pregunta: Las críticas han sido buenas en su debut, ¿gran noticia para un mundo tan complejo?
Respuesta: Y eso que no hemos pasado la prueba de fuego: la taquilla. Ahora viene esa parte. Pero aunque la taquilla no responda, sé que la película conecta con la gente y me pongo muy contenta. Con eso me vale. Me encanta escribir y siempre ando investigando.

P: Se representa un amor por la familia, por la vida, por lo perdido por Héctor ¿Siempre hay tiempo representa otra oportunidad?
R: Sí, es una oportunidad sin esperarla. Él no sabía de lo que había privado a su hijo. El creía en lo que estaba haciendo. Los reproches de su hijo no se los esperaba. Héctor le mandó a la universidad, se preocupó para que no le faltara dinero, pero se ha olvidado de la parte emocional, que es necesaria. Y eso va a pasar factura. Pedro tiene celos reales de su padre, del abuelo. Héctor consigue una relación especial con Bruno. Pedro necesita el apoyo de Laura y ella se lo da, es la mediadora y se enfada a veces por la rutina de la vida.

P: ¿Cómo surgió la idea?
R: Quería contar la historia de un abuelo. Que fuera de una realidad que conozco bien. Una realidad de un abuelo con su nieto. Pero para eso hace falta un padre. Buscamos algo que le haga moverse, que tenga que ir a casa de hijo, con su nieto.

Ana Rosa DiegoP: ¿Cree que es fácil envejecer?
R:
Para mi abuela, que tiene 92, es muy natural. Pero creo que a medida que te haces mayor el tiempo pasa cada vez más rápido. Desde los 50 debe ser una carrera increíble. Pero creo que si pasa rápido es porque llenas el tiempo. Al que le pasa el tiempo lento seguro que es menos vivo. No te das cuenta de cómo pasa el tiempo hasta que no ves a los nietos crecer. Está muy bien que el espíritu fresco y la ingenuidad no desaparezcan.

P: ¿La vejez es juventud?
R: Volvemos a lo básico. Volvemos un poco a esa infancia. Digo volvemos porque me pasará a mí. Necesitas cuidados, pero es ley de vida y es natural. Lo más importante es que los mayores tengan una cierta autonomía y predisposición ante la vida. El seguir luchando y que sean inquietos. La calidad de vida de los mayores depende de nosotros; de nuestros políticos. El bien de todas las capas sociales repercute en las otras. Supuestamente la situación está mejorando; antes era peor. Por ejemplo hay centros de día. En el bienestar social se nota. Puede ser una película que ilustre y que sirva para el debate, para hablar un poco de nuestros mayores.

P: Hoy en día tenemos más redes, formas para comunicarnos, pero, ¿puede llegar a pasar lo contrario, qué cada vez los problemas de comunicación familiar sean más constantes?
R: Podría ser. No digo que no. Hoy tenemos tantas cosas al alcance que a lo mejor hemos olvidado el tomarse un café, mirarse a los ojos. Puede ocurrir. En nuestra película hablamos de la familia y de esa comunicación. Es tan importante y te repercute tanto en tú vida normal porque perteneces a esa familia. Todos pertenecemos a una familia. Se reivindica el cuidado a esa familia que es la que te ha tocado. Hay muchas cosas en lo que puedes profundizar, pero no hay metraje. La principal idea es la incomunicación y lo que no se habla.

P: ¿Le ha sido fácil comunicarse con el reparto?
R: Sí. Txema Blasco me gustó mucho desde el principio. Montserrat Carulla es una gran opción. Ha sido un gustazo y son grandes profesionales. Con Maite Sandoval ya había coincidido en un rodaje y la quería de nuera. Hemos sido una pequeña familia. He estado muy arropada por todo el equipo. Eso se nota. Estoy emocionada con la gente y la película. Estoy feliz.

Ana Rosa DiegoP: ¿Qué me dice del compositor Michael Thomas?
R:
Es un virtuoso del violín. Fue una propuesta y es un tío muy generoso. Venía con tres piezas para cada cosa. Es el típico músico loco pero encantador. Tiene mucho futuro en el cine.

P: En la expropiación de Héctor se observa el poder ¿El Estado puede lo que quiera?
R: Hay que cuidar a la gente que se perjudica. Hay que hacer las cosas con cuidado y sentido común. Si expulsas a una persona mayor, la desubicas. No hay tiempo en la película para hablarlo; pero sí se ven situaciones injustas. Hay veces que nos sentimos desprotegidos. En este caso sale bien. Pero lo que está claro es que van a ganar ellos porque tienen el poder.

P: ¿Qué opina de los que viven anclados en el recuerdo?
R: El recuerdo está bien tenerlo. Es lógico, pero de recuerdo no se puede vivir. Hay que construir el futuro, el caminar para delante. El anciano con el que Héctor iba a vivir tenía el cuarto lleno de recuerdos. Los mayores tienen que mirar para adelante.

P: Lo que rodea una persona es lo conforma su realidad, su personalidad. ¿Uno es su circunstancia?
R: Sí. Nos marca. Estamos marcados. Somos nuestras circunstancias para bien o para mal.

P: ¿Cómo envejeció el proyecto?
R: Yo me he sentido muy cómoda para ser mi primera vez. El proceso de gestación ha sido muy largo. Las ayudas fueron en 2004 y mira lo que ha llovido; lo que pasa es que he seguido trabajando de técnico en el cine. He seguido haciendo cosas y he dirigido un corto documental sobre Haminetu Haidar. He colaborado en otros proyectos y en la película, que estaba terminada en 2009.

P: Por lo que veo es una mujer social…
R: Sí. Me gusta mucho el documental. He presentado tres proyectos, dos documentales y uno de ficción. No sé que dirigiré luego.

P: ¿Y para el futuro?
R: Estoy preparando un documental sobre la adopción. He leído mucho. Libros que cuentan historias de niños que no sonreían. Los niños quedan marcados por los tiempos de adopción. Son situaciones traumáticas y las tenemos así establecidas. Habría que luchar.

P: ¿Internet puede ser un lugar para conocer las verdades?
R: Y tanto. Nosotros hemos hecho un documental sobre mujeres saharauis y ha llegado mucho por asociaciones y demás. Y el documental ha dado la vuelta a España. Pero con Internet, proyectos por amor al arte, no comerciales, se pueden ver mucho porque la sociedad demanda algo en un momento determinado. Cuando hay demanda los cauces se encuentran.

 

Fotos: SOFÍA SÁNCHEZ

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados