Ben Wheatley en Madrid

Ben Wheatley: «Hacer cine es una lucha contra una idea en la que nadie puede ayudarte»

Desde el 7 de junio podemos ver en las salas españolas una de las películas más sorprendentes de la última edición del festival de Sitges: Turistas. Con motivo del estreno en España su director Ben Wheatley, un tipo encantador al que su aspecto físico le confiere todo lo contrario, nos concedió una larga entrevista con la que poder descubrir más acerca de su cine y la película.

 

Pregunta: El guión está escrito por la pareja protagonista además de su mujer, Amy Jump. ¿Es más interesante abordar un guión propio o ajeno? ¿Cuáles son las diferencias?
Respuesta:
La principal diferencia es que no puedes ser duro con el guión de otro. Si el guión es mío puedo quitar una página, pero es más difícil hacerlo si el autor está delante porque se molesta. Pero dado que el filme tenía mucha improvisación y yo tenía el control sobre el montaje estaba bien (risas). Una vez que comenzamos a rodar Alice y Steve me dejaron libertad ya que ellos estaban más concentrados en la actuación. Pero tuvimos el tiempo suficiente para probar algo si ellos querían hacerlo.


P: ¿Tenían los actores muy pensado cómo serían los personajes?
R:
Hubo un largo periodo de ensayos en el que pulimos los acentos y pensamos cómo sería cada personaje. Una vez hecho esto, todo estuvimos de acuerdo y la parte visual era enteramente mía.

 

P: ¿Cómo fue la selección musical?
R:
Uso mucho spotify y escucho muchísimos tipos de música. Durante la preproducción quise usar música alemana pop rock de los 70. Además lo escuchamos mucho en el set. Ese fue el primer pensamiento pero después nos dimos cuenta de que aunque funcionaba bien era un poco depresiva por lo que empezamos a usar música pop que normalmente no suelo usar porque suele ser cara pero resultó ser razonable. Así que pensé en la música pop de los 80. Hay que tener mucho cuidado con la música de los 80 porque hay cosas muy buenas pero otras demasiado kitsch que son una broma en sí mismas. Pasé mucho tiempo escuchando música de los 80 hasta que me dí cuenta de que podía poner la música que me gusta. Escucho mucho Tainted Love y a través de las versiones de la canción intenté representar la manera en la que Tina intenta imitar a Chris y parecerse a él, con el juego de hombre y mujer.

 

P: ¿Qué puede contar sobre el estreno de A field in England? Tengo entendido que la estrenará simultáneamente en diferentes formatos.
R:
Estrenarlo en cine, vídeo bajo demanda, internet y dvd ya se ha hecho, pero nosotros lo estrenamos también televisión el mismo día, lo cual nunca se ha hecho. Cuando Kill List (2011) se estrenó en televisión la vieron un millón de espectadores lo cual es mucho más de la gente que la vio en el cine o compró el dvd y eso me hizo pensar. Las ventas del dvd subieron y el interés por la película en internet creció masivamente pero la película ya no estaba en cines y los dvds costaban 3 libras por lo que ahí no había dinero. Así que pensamos que mejor poner esta audiencia de un millón de personas al principio del proceso como parte del presupuesto de publicidad para que el interés de la gente por verla en el cine creciera. Por supuesto hay mucha gente que la tendrá gratis y no pagará por ella, pero no iban a pagar en ningún caso, así que en realidad no importa, pero si esa gente la recomienda será publicidad gratuita. Además, únicamente se emitirá una vez por lo que si no lo ves o programas la grabación, no lo tendrás. No creo que funcionara con cualquier película, pero para A Field In England, que tendrá estreno en pocas salas, es la mejor publicidad del mundo.

 

Ben Wheatley en Madrid

 

P: ¿La idea de hacer una película en campo abierto surge después de Turistas?
R:
No, lleva desarrollándose mucho tiempo. En los noventa colaboraba con una compañía de publicidad haciendo anuncios y también hice algunos documentales. Uno de ellos fue sobre los festivales en los que se recrean batallas de algunas guerras, ya sabes, donde la gente se viste de soldado y simulan luchar. Así que me metí de lleno en la época de la Guerra Civil y pensé que sería una buena idea desarrollar un guión.

 

P: ¿Cómo ha influenciado el trabajo en publicidad en su cine?
R:
Me ha enseñado a ser más conciso. También el trabajo que hice para internet con flash, antes del streaming, me ayudó a encontrar una disciplina para trabajar en que las cosas se entiendan rápidamente.

 

P: ¿Cuál es su visión del cine español?
R:
He visto mucho cine de Buñuel a principio de los noventa, las vi todas del tirón y en cierto momento tuve que parar. Es una gran influencia en mí, El fantasma de la libertad (1974) es una de mis favoritas. También me encanta el cine de terror, con ese horror glamuroso de El orfanato (J. A. Bayona, 2007), que es realmente aterrador. Para mí eso es parte del cine español, se toma el terror en serio, se preocupa de asustar al espectador pero no tiene miedo de abrazar el drama.

 

P: ¿Fue difícil conseguir las localizaciones?
R:
No, el único problema fue que el programa Top Gear fue anteriormente a grabar a un parque de caravanas donde quemaron una de ellas y lo hicieron de una forma irónica así que cuando nosotros quisimos rodar allí nos dijeron que no. Pero ese fue el único problema. Creo que todo el mundo pensaba que nos reíriamos de aquello que amaban (el camping y las caravanas), así que tratamos de ser lo más respetuosos posible con eso.

 

P: Las localizaciones además de ser una parte importante de la película, son preciosas. Se podría decir que incluso representan una ruta turística.
R:
La cosa es que con la comedia parece que siempre deben ser planos cercanos. Pero yo creo que la comedia puede darse en localizaciones amplias, no tiene porqué tener el aspecto de estar hecho para televisión. Así que la película ofrece múltiples visiones en cuanto a las imágenes se refiere.

 

Ben Wheatley en Madrid

P: ¿Qué puede contarnos acerca del proyecto que está desarrollando para HBO?
R:
Ahora mismo se encuentra en fase de escritura. Ocurrió que HBO vio Kill List y contactó conmigo para pedirme alguna idea semejante a la película en cuanto a la dinámica impactante y el tratamiento crudo. Así que me permitieron hacer algo que llevaba tiempo deseando hacer, me dijeron que pensara en ello como una película de diez horas. El problema es que cuando hago cine no pienso en si estoy compitiendo con Hitchcock o alguien así, pero cuando trabajas para HBO debes plantearte los pros y los contras porque ahí están Deadwood o Juego de tronos. Se podría decir que por eso me encuentro en una especie de bloqueo, porque asusta.

 

P: ¿Y qué opinión guarda de la televisión británica?
R:
No veo la televisión británica (risas). Tenía intenet con una compañía que me proveía también de televisión y lo cancelé la suscripción porque internet no funcionaba así que me quitaron la televisión también así que me dije “a la mierda, no veré televisión” (risas). Veo a veces la BBC pero solos los documentales, no he visto Black Mirror; he visto Utopia pero únicamente porque Neil Maskell está en ella, solo veo cosas en las que salen mis amigos (risas). Sin embargo, sí que veo mucha televisión americana, todo HBO, Showtime.

 

P: ¿Y qué hay de su gusto cinematográfico?
R:
En realidad no veo mucho material nuevo, prefiero lo antiguo. Lo último que he visto es Berberian Sound Studio (2012) de Peter Strickland, que también hizo Katalin Varga (2009) y vamos a producir su próxima película. Deberías verla, trata sobre un estudio en el que mezclan películas de terror.

 

P: ¿Hay alguna película que le hubiera gustado dirigir, con la que dijera “ojalá la hubiera hecho yo”?
R:
No pienso en esos términos. Hay muchas películas con las que me sorprendo porque yo nunca habría llegado a ese planteamiento, pero no términos de querer hacerlo yo. Todo el trabajo de Michel Gondry es como “joder, cómo se le ha ocurrido eso”. Taxi driver (Martin Scorsese, 1976) me descubrió el cine, pero hacer cine es una experiencia única en la que luchas con una idea que se llega a convertir en un monstruo contra el que peleas para encontrarle el sentido. No puedes pensar en nadie más porque ese es tu problema y los demás no pueden ayudarte (risas). Estás intentando hacer arte porque estás en una posición privilegiada a la que poca gente llega y eso es lo terrífico, porque más vale que sea bueno. Se supone que el equipo suele juntarse y ver películas que tienen que ver con la tuya, pero yo nunca hago eso.

 

P: La película ha estado presente en muchos festivales, ¿cree que son importantes para llamar a un público más grande?
R:
Hay dos tipos de público: el general y los fans de un cine concreto. El público general aman todo y odian todo, no te puedes plantear ni siquiera porqué. Cuando pienso en mí como espectador veo algo porque me gusta, no porque haya ido a festivales. Pero es cierto que Cannes abrió muchas puertas a muchos mercados al igual que Sitges.

 

P: Volviendo a la producción de Turistas, ¿qué puede contarnos sobre el rodaje?
R:
Era un equipo de unas 60 personas, pero yo siempre me rodeo de los mismos operarios en todas las películas en mi equipo más cercano. Pudimos grabar muy rápido y mucho, grabamos casi 120 horas. A Field in England lo grabamos en 12 días y Down Terrace (2009) en 8 con muy poca gente. Y está bien, porque hace la historia más específica.

 

P: ¿Cómo cree que puede marcarse la diferencia ahora que se pueden grabar películas con simples teléfonos?
R:
La diferencia es que sea bueno. Puedes ir a una papelería y comprar papel y lápiz, pero no por eso puedes dibujar (risas). Eso está disponible para todo el mundo, pero el mundo no está lleno de artistas. Y lo mismo ocurre con el cine, puedes grabar material con tu cámara o tu teléfono y podría ser increíble o una mierda. Pero la única forma de descubrirlo es hacerlo y la gente procrastina porque tiene miedo de que hieran su ego. Porque en el momento en el que lo haces, no lo puedes deshacer y eso asusta mucho a la gente. Solo hay que tener el valor de hacerlo en lugar de pasar 10 años pensándolo (risas).

 

P: ¿Y cuál es su educación en cine?
R:
Estudié escultura en la escuela de arte, pero allí descubrí la edición y fue lo que más me gustó. He trabajado mucho como editor y he escrito mucho, pero he ido pasando por todos los departamentos para ir aprendiendo los trabajos que hay que hacer en una película (risas). Fue algo muy importante porque quería saber cómo podría hacer todo antes de hacer mi primera película. Me gusta estar al cargo de todos los procesos. No quiero pagar a otra gente para que hagan algo que podría hacer yo mismo, no hay razón para no querer saberlo. Si tuviera que hacer los efectos especiales, podría hacerlos. Tengo la sensación de que si no lo hago, le estoy cediendo la película a otra persona.

 

P: Muchas gracias por su tiempo y suerte con la película.
R:
Ha sido un placer, gracias a ti

 

Fotos: MARINA LÓPEZ

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados