Cutting Edge #2

Cutting Edge #2: Los límites de lo moral

Cutting Edge #2«Me siento derrotado ante tu belleza y tu habilidad«

 

Hasta aquí llega la andadura de Cutting Edge. Ha sido un trayecto algo menos prolongado de lo que nos habría gustado, pero cuenta la historia que quiere y nos demuestra, tal y como planeaba desde un principio, la capacidad del cómic europeo para mimetizarse en historias de corte fantástico con la misma habilidad con que asume el manto de los cómics históricos o las tramas de corte más intimista y/o alternativo.

 

El primer recopilatorio de esta serie nos puso sobre la pista de una gran trama en la que ninguno de sus protagonistas parecía poder disfrutar de la inmunidad que otorga el situarse permanentemente frente a las cámaras. Dicho de otro modo, el inicio del dodecatlón pergeñado por la misteriosa corporación Leviatán se convertía rápidamente un una casquería de la que sólo se salvaban tres personajes, aquellos con más carisma o con más posibilidades de sobrevivir al atroz devenir de las sucesivas pruebas ya fuera por su intelecto o por sus recursos.

 

«Eres demasiado travieso para eso, John«

 

La única pena es que a Francesco Dimitri y Mario Alberti les entra la prisa a partir del tercer capítulo que inaugura este tomo y nos llevan de cabeza a una de las últimas pruebas tras el prometedor thriller que se anunciaba desde el primer número. Lo que podría haber sido una larga serie en la que una serie de jugadores (los edgers) se hubieran ido aliando y traicionando para lograr llegar a lo más alto de las clasificaciones al final de las doce pruebas (una historia muy de shonen si lo pensamos bien), se convierte en algo muy distinto cuando ambos autores deciden dejar de lado el juego para sumergirse en otro tipo de historia que ni tan siquiera estaba anunciada a modo de pistas en el guión.

 

Cutting Edge #2

Cutting Edge #2

 

Con todo, Cutting Edge supone un interesante acercamiento del cómic europeo a este tipo de historias. Lo más llamativo e interesante de esta colección han sido, sin lugar a dudas, sus tres personajes principales, llenos de dobleces y puntos oscuros. Tenemos con nosotros a un genio incapaz de rebajarse al mismo plano que el resto de los mortales, a una niña rica que oculta infinidad de secretos y que parece desdeñar tanto a quienes le rodean como a sí misma por un pasado que parece poco dispuesta a compartir. Y, cómo no, tenemos a un asesino implacable cuya alineación nunca está del todo clara y del que la fidelidad no es algo que debamos esperarnos, un personaje tan oscuro que hace de los otros dos un par de llamitas al viento. Entre los tres forman un equipo tan interesante de ver en consonancia como en los momentos de discusión y violencia. Nos muestran un espejo de nuestros más oscuros secretos y de cómo los tratamos de armonizar, con mayor o menor éxito, con nuestras anodinas vidas.

 

Cutting Edge nos deja con ganas de ver el próximo trabajo de sus autores. Con una capacidad apabullante para hacernos sentir la tensión de sus protagonistas y con un dibujo poco menos que excelente, incluso contando con una decena de tomos de estas características, nos habría parecido una historia demasiado corta. Y eso se debe entender como un gran halago.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados