Children of the Sun

Children of the Sun: Puzle psicópata

Tengo que decir que cuando por primera vez vi Children of the Sun pensé para mí mismo que clase de juego nos dejaba manejar a un francotirador para dar caza a seres humanos. Después de la primera partida entendí todo. Children of the sun puede ser perfectamente uno de los juegos más originales, radicales y divisivos del actual panorama gamer. Children of the Sun, aunque no lo parezca a simple vista, cuenta una historia de venganza, de sangre y de muerte. Pero todo ello lo adorna con una cosa que deja de piedra a cualquiera. Children of the Sun no es un juego de disparos al uso, es un juego de puzles. Sí, habéis leído bien. Children of the Sun le da la vuelta a todo lo que conocemos para meternos en un mundo ruin y violento, pero con mecánicas de puzle y nos reta a matar a todos los enemigos que hay en el mapa con una sola bala y de un único intento. Una vez que descubres esto, la propuesta rápidamente pasa a engrosar esa lista de juegos que tienen que ser jugados porque es una auténtica maravilla.

 

Children of the Sun

 

Children of the Sun cuenta la historia de una chica que nació dentro de una secta, donde su madre murió y han tenido a su padre encarcelado haciéndole de todo. Allí, te vuelves un poco loco, y decides terminar con toda la secta, para ello coges tu fusil, unas balas y comienzas la cacería. Contada así la historia puede echar a más de uno para atrás, pero una vez que estás dentro del juego la cosa cambia. Aquí ya nos olvidamos del personaje y comenzamos a manejar a la autentica protagonista del videojuego: La bala. En cada misión únicamente manejamos al personaje para posicionarlo en una ubicación idónea y disparar, una vez que la bala sale del fusil, comienza el juego. La bala va recta, pero, una vez que impacta con un enemigo, un objeto que pueda servir para herir, tendremos la oportunidad de redireccionar la bala hasta el siguiente objetivo. Así durante todas las misiones, pero claro, a medida que vamos avanzando, la cosa de complica mucho más. Y, aunque al principio la cosa parezca fácil, si que haremos mucha prueba y error hasta comprobar donde se encuentran todos los enemigos, saber dónde posicionarnos y por dónde empezar el ataque.

 

Y es que tenéis que creedme cuando digo que hubo momentos en los que analizaba el mapa, veía por donde tenía que empezar y como seguir. Es un juego que exige velocidad en los movimientos, en tener todo controlado y saber redireccionar bien la bala. Una vez que vamos avanzando tenemos la oportunidad de conseguir mejoras donde podremos redireccionar la bala una vez disparada o cambiarle el sentido. Todo esto hace que los niveles más avanzados sean un desafío de donde tener que colocarte, que objetivo atacar primero y como hacer todo. Es un juego que funciona perfectamente, que como juego de puzles es súper original y que te tendrá durante sus pantallas pensando por donde querrás empezar y por donde terminar. Es un juego que demuestra que se pueden seguir haciendo juegos originales, juegos con una personalidad arrolladora y que los jugadores estamos dispuestos a enfrentarnos a ellos, aunque al principio la premisa de esta nos deje un poco estupefactos.

 

He probado una versión preliminar del juego, donde hay cosas que me imagino que faltan por pulir, pero lo que es referente al gameplay, todo funciona a la perfección. Gráficamente no destaca, pero cumple su función con una estética algo incómoda y una música que pone de los nervios, haciéndonos participe de la mentalidad de nuestra protagonista y que es lo que está pasando por su cabeza. Lo dicho, un juego realmente único y especial que si tenéis la oportunidad de ver no defrauda para nada.

 

Analizado un avance del juego en PC (Steam).

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *