Weird West

Weird West: ¿Tienes el revólver cargado o cavas?

«El mundo se divide en dos categorías: los que tienen el revólver cargado y los que cavan«. Esta icónica frase de El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, 1966) describe muy bien algunas de las intenciones de Weird West, juego en el que dispararemos y cavaremos mucho. Lo primero que llama la atención de esta propuesta es que no hay un editor o selector de personajes. Por no haber no hay ni una presentación como tal de nuestra protagonista. Nuestra aventura arranca encarnando a Jane Bell, justo después de que asesinen a su hijo y secuestren a su marido. Se inicia así un viaje en busca de venganza. Pero hay truco. La cazarrecompensas no es la única protagonista. Según avancemos en la historia iremos tomando el rol de varios personajes sin aparente conexión entre sí hasta… Tendréis que descubrirlo.

 

Weird West

 

Weird West nos propone una realidad de lo más sugerente. Nos mete de lleno en el Salvaje Oeste, pero no el que hemos conocido en el cine a través de John Wayne o Clint Eastwood, sino uno en el que fantasía y realidad se funden en un único lugar. Monstruos que van de zombis a hombres lobos o gentes de creencias paganas y artes oscuras conviven con forajidos y buscavidas en un Oeste tan cruel y peligroso como cabría esperar, pero aderezado con una atmósfera más propia del terror que le sienta francamente bien. Weird West, como ya nos indica el propio título del juego, abraza los códigos de la literatura pulp encontrando un interesantísimo punto de unión entre la weird fiction y el western.

 

Una de las señas del Viejo (o Salvaje) Oeste era la de presentarse como una tierra de oportunidades y de libertad para forjarse un destino (mantra extendido al concepto de «sueño americano») y la gente de WolfEye Studios se ha esforzado por trasladar la idea a su juego. ¿En qué se traduce esto? En una libertad de acción enorme para afrontar las diferentes situaciones que se nos plantean, tanto en la historia principal como en la multitud de encargos y misiones secundarias que complementan una trama que se va descubriendo tanto de forma lineal, como a través de conversaciones con los PNJ (o NPC). Esta flexibilidad de enfoques al abordar la partida se representa con un sistema de reputación (un tanto confuso en su implementación) que condiciona no solo el peligro (una banda rival puede aparecer en cualquier momento para vengarse por la muerte de uno de los suyos), sino nuestras relaciones con los diferentes personajes con los que nos encontramos. Nuestras decisiones cuentan.

 

Weird West

 

Muy enfocado a la acción, Weird West introduce elementos RPG en forma de un sencillo sistema de adquisición y mejora de habilidades, algunas muy útiles durante nuestro viaje y otras a las que no haremos demasiado caso. Pero aquí lo que priman son los duelos y los tiroteos, no en vano, es el Salvaje y Oscuro Oeste. Bien es cierto que los combates tienden a ser muy caóticos por la frenética velocidad de los mismos y lo impreciso que es a veces el apuntado, dando la sensación de que somos pollos sin cabeza disparando sin ton ni son.

 

A nivel gráfico la propuesta no es ningún portento, pero tampoco lo necesita gracias a un apartado artístico que aporta mucha personalidad al conjunto. Jugamos desde una perspectiva cenital -con la posibilidad de aplicar un zoom presionando la palanca derecha de nuestro mando-, lo que nos da una visión más o menos general del terreno que exploramos; pero algunos elementos resultan dificiles de ver, obligándonos a ir a tientas en muchas ocasiones si no queremos pegar la cara a la pantalla para apreciar los objetos que buscamos. ¿Por qué? Porque la escala general es muy pequeña. En este sentido, el juego se siente más cómodo delante del monitor de un ordenador que en el sofá con la consola conectada a la televisión. Es reseñable, además, que en determinados momentos la cámara nos puede dejar vendidos (vital entre el caos mencionado) y que no ofrece la libertad que nos gustaría.

 

Weird West

 

Hay también algunos pequeños bugs en forma de direcciones que se encasquillan al intentar apuntar, menús de inventario que no se mueven bien con el mando o bloqueos del personaje al intentar forzar nuestro avance en alguna pendiente, pero no empañan en absoluto la aventura.

 

En resumen, Weid West es una aventura muy disfrutable que explota bien su influencia pulp (así que no esperéis una trama muy compleja) en un entorno en el que fantasía y realidad se dan de la mano.

 

Analizada la versión de Steam.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *