Patrulla-X #5 (#124): Reinado de X

Patrulla-X #5 (#124). Reinado de X: Secretos

Patrulla-X #5 (#124): Reinado de X«¡No podemos tener la escoria aquí!«

 

Si las últimas entregas de Reinado de X fueron una de cal (X-Force #20) y una de arena (Lobezno #18), la entrega de este mes de la serie de Gerry Duggan que edita Panini en España tiene un poco de cada una de las dos anteriores. Comenzamos con un repaso a los motivos que han llevado a Polaris a formar parte de esta nueva formación de héroes mutantes para adentrarnos para, en la segunda parte de la grapa que nos ocupa hoy, regresar sobre las pesquisas del bueno de Ben Urich, dirigidas por ese enemigo en la sombra que pretende dinamitar el nuevo statu quo mutante y el reciente aprecio de gran parte de la humanidad hacia los homo superior, que han compartido con ellos amablemente medicinas que alargan sus vidas.

 

La primera mitad, aunque se resuelve de una manera amable, contiene el concepto turbio de que Jean Grey, conocedora de lo que iba a ser mejor para su amiga, haya manipulado y retorcido sus palabras y, con ello, la candidatura que en principio se suponía libre de entre todos los mutantes (aunque lo cierto es que esto no deja de ser un reflejo fiel de la manera en la que Marvel planteó esta votación de personajes entre sus lectores en Estados Unidos…). Lo cierto es que, manipulaciones aparte, mola tener a este personaje jugando con los mayores y reclamando su parcela de protagonismo… Aunque no sepamos del todo cuánto le puede durar este estado de alegría con la de nubarrones que se van acercando por el horizonte.

 

«No malgasto tinta en cosas personales, pero esto es… monumental«

 

Pero es en la segunda parte donde está la chicha. Urich ya no es que sospeche algo, es que sabe que los mutantes han vencido a la muerte y ahora la pregunta no es si lo hará público o no, sino cómo van a reaccionar los poderes de Krakoa cuando uno de sus secretos mejor guardados salga de pronto a la luz en primera página de todos los medios de comunicación terráqueos. Y aquí, al margen de si esta historia se quedará aquí o si será pasto del Inferno de Jonathan Hickman, es donde yo quiero hacer una reflexión. ¿Acaso no se contemplaba la revelación de este secreto como una posibilidad más que real? Me parecía tan obvio que, cuando caí en la cuenta de que era un secreto, tardé un rato en asimilarlo, tan convencido como estaba de que ésta era una de las cosas que los mutantes de Krakoa habían hecho públicas al darse a conocer como nación. Quiero decir: si los mutantes fuera una raza pacífica de isleños encerrados en su nación y sin apenas contacto con el mundo exterior me creería que este secreto se pudiera haber mantenido como tal durante un tiempo determinado. Pero estamos hablando de mutantes. Estamos hablando de que en un día normal a Lobezno le han trinchado como un pavo unas cincuenta veces. Estamos diciendo que Quentin Quire ha fallecido en unas trescientas doce ocasiones desde que se unió a X-Force. Y que algunas de estas muertes han sido bastante poco… discretas.

 

Patrulla-X #5 (#124): Reinado de X

Patrulla-X #5 (#124): Reinado de X

 

Las implicaciones en cuanto a la opinión del resto de los habitantes del planeta Tierra sobre los mutantes en cuanto esto sea revelado son bastante predecibles (si se puede resucitar a cualquier mutante, ¿a cualquier humano también? ¿Por qué los mutantes sí y los humanos no?), pero es la naturaleza misma del secreto lo que me tiene alucinado. Es como si Ben Urich fuera mañana a publicar un artículo diciendo que el agua moja y el sol calienta. Me parecía tan natural que este secreto se filtrase que el hecho de que le haya llegado al periodista como un soplo habla muy mal de la calidad del periodismo de investigación en un mundo donde cualquier Vengador con un ordenador y una buena base de datos haría ya tiempo que le habría hecho una serie de preguntas relevantes a los habitantes de Krakoa. Máxime, además, teniendo en cuenta el hecho de que la Bruja Escarlata haya resucitado delante de sus propias narices en las páginas de Patrulla-X: El Juicio de Magneto.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados