Acero Puro

Acero Puro: Boxeo ñoño

 

Con el currículum de haber llegado al número 1 en Estados Unidos, se estrena en nuestro país el nuevo trabajo de Shawn Levy, director de las dos entregas de Noche en el Museo que ahora apuesta por una cinta de entretenimiento familiar aderezada con unos toques de ciencia ficción y una pizca de violencia controlada en forma de robots dándose caña, pero con el regusto amargo de las ñoñerías que se estilan tanto actualmente en el cine orientado a las nuevas generaciones (High School Musical, Hannah Montana…).

 

 

Acero Puro - Zeus

 

 

Lo políticamente correcto:

 

Es terrorífico echar la vista atrás y comprobar cómo el cine infantil (con algunas honrosas excepciones) se ha ido suavizando más y más hasta convertirse en una indigesta bola de azúcar con muy poca conexión con la realidad. La teoría es simple: “Ofrezcámosle a los críos buenos ejemplos en la gran pantalla” El problema es que no hay límites y las películas se hacen muy difíciles de creer, incluso para un niño… O, precisamente porque un niño puede creerse el mundo idílico de la highschoolización de las películas este cine es muy peligroso: atonta al público y nos muestra una realidad que no es verdadera. Ya nadie fuma ni bebe en las películas infantiles, los buenos son muy buenos y los malos son tontos y fáciles de engañar. Se acabó la existencia de personajes como Jafar o Skar, de héroes macarrillas como Jesse en Liberad a Willy o de crueles villanos como los captores de Pinocho.

 

La conclusión que quiero sacar de esto es que Acero Puro puede ser una película medianamente bien planteada, pero hace del boxeo un deporte ñoño y de sus protagonistas una pandilla de inútiles sin sangre en las venas. La moraleja de la película es escalofriante: “No importa las malas elecciones que hagas en la vida, al final todo se arregla solo”.

 

Una de robots gigantes y coreografías:

 

Para no ser del todo negativos hay que admitir que la película cuenta con una banda sonora con mucho gancho compuesta por temas de Eminem, Limp Bizkit, Foo Fighters… y cuya parte instrumental está dirigida por el siempre fantástico Danny Elfman. La música, muy presente en los combates entre robots, casa a la perfección con los movimientos de los autómatas y llega a propiciar algunas coreografías muy bien logradas. Esto también es fruto de la “Era High School”, pero es una de las consecuencias positivas y no se le ha de negar. Además, alguien que vuelva a poner en contacto con la chavalería el One Man Army de Prodigy merece algún tipo de reconocimiento.

 

En resumen:

 

Resulta chocante ver nombres como el de Spielberg o Robert Zemeckis asociados a este proyecto en calidad de productores, aunque Spielberg también ha apoyado firmemente la (espantosa pero rentable) saga de Transformers. Habría sido divertido que Michael Bay estuviera en el ajo. Por su parte Hugh Jackman está aquí por aquello de dar salida a los musculazos que había echado para The Wolverine y poco más, no lo hace mal, pero su papel lo podía haber interpretado cualquier otro musculitos de Hollywood. Por lo demás, una película completamente prescindible que no se merece ni un ápice del éxito que seguramente vaya a tener.

 

 

Acero Puro - Hugh Jackman y Atom

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados