Philomena: Emotivo viaje al reencuentro

Philomena

Philomena

Título Original: Philomena

Director: Stephen Frears

Guión: Steve Coogan, Jeff Pope

Reparto: Steve Coogan, Judi Dench, Sophie Kennedy Clark, Mare Winningham, Barbara Jefford, Ruth McCabe, Peter Hermann, Sean Mahon, Anna Maxwell Martin, Michelle Fairley

EEUU – Gran Bretaña – Francia / 2013 / 98′

Productora: Weinstein Company, The / Yucaipa Films / Pathé

Philomena es la gran apuesta británica a los próximos Óscar, ya que cuenta con cuatro nominaciones a los grandes premios. En ella Judi Dench se mete en la piel de una conmovedora mujer irlandesa que lleva guardando un doloroso secreto durante más de cincuenta años…

En Philomena Judi Dench se mete en la piel de una conmovedora mujer irlandesa que lleva guardando un doloroso secreto durante más de cincuenta años. Cuando apenas era una adolescente quedó embarazada, lo que supuso una deshonra y humillación para su católica y puritana familia. Por ello fue enviada a un convento, donde las monjas que custodiaban el lugar entregaron a su pequeño hijo en adopción, sin posibilidad de saber más acerca de él o siquiera recuperarle. Desde ese día el dolor, la angustia y el recuerdo empañarán de negro todos los días de su vida. Pero todo cambiará cuando aparezca en su vida Martin (Steve Coogan) un periodista escéptico y arrogante caído en desgracia, quien encuentra, en esta dolorosa y triste historia, el reportaje que puede llegar a relanzar su carrera. Sus caracteres tan diferentes y opuestos comenzarán chocando y tras conseguir lidiar con ello acabarán desarrollando una bella y emotiva amistad que les hará redescubrirse y evolucionar como personas.

La labor de los dos actores protagonistas es ejemplar, ambos están magníficos en sus interpretaciones y consiguen hacernos reír y emocionar a partes iguales. Pero esto no es suficiente para conseguir salvar la cinta de su tragedia maniatada y lacrimógena. Stephen Frears (The Queen, Alta Fidelidad) dirige este drama que ha cosechado múltiples críticas positivas y que cuenta con un gran apoyo del público, pero cuya función principal es conmover y emocionar al espectador, por lo que el resto de elementos quedan por debajo y desatendidos, lo que acaba produciendo las diversas irregularidades que contiene la trama. A través de diferentes estrategias se consigue acentuar la tragedia y finalmente lo que acabamos encontrando no es más que un melodrama con tintes históricos. Pero, al desarrollarse de manera tranquila y sosegada, el visionado se torna apacible y delicado, y sumado a las extraordinarias interpretaciones encontramos la clave de su éxito. Aunque eso no significa que consiga traspasar verdaderamente nuestra sensibilidad o permanecer largo tiempo en nuestra conciencia.

Philomena

El film es una adaptación la novela de Martin Sixsmith sobre un triste acontecimiento que sucedió en Roscrea, una pequeña ciudad irlandesa, durante los años 50. Nos encontramos con otra película basada en hechos reales, que se suma a la gran lista de cintas que despiertan el interés humano. La mayoría de las producciones de Hollywood que compiten este año por la estatuilla dorada contienen un trasfondo de realidad, desde la favorita 12 años de esclavitud, pasando por el aclamado drama Dallas Buyers Club, la atrevida comedia American Hustle, hasta la desenfrenada apuesta de Scorsese, El lobo de Wall Street. Cierto es que no todas las cintas que apuestan por este recurso obtienen los mismos resultados ni la misma notoriedad. Es necesario un buen tratamiento de la historia y los recursos para crear una historia verdadera pero con importantes dosis creativas, en donde el espectador pueda jugar a discernir entre ficción y realidad. Y, en este caso, Philomena falla, al inclinarse demasiado la balanza en el lado de la realidad.

El tratar de asemejarse demasiado a los sucesos y de caracterizar adecuadamente a los protagonistas es importante, pero no debe ser lo primordial ya que de ese modo se pierde cualquier tipo de libertad creativa y la esencia de la creación, que es la experimentación del artista. Esto es lo que sucede aquí, demasiada realidad hace que nos encontremos más cerca del cine documental que del cine de ficción, y esto es un gran error aunque se trate de una película biográfica. Pero lo que consigue salvar la cinta de ahogarse es el personaje que crea la galardonada y reputada Judi Dench. Consigue que nos encariñemos y conmovamos con su maravillosa interpretación de Philomena Lee. Enternecedora, sincera y devota luchará contra todo tipo de adversidades por defender lo que cree que es correcto y justo en un mundo hipócrita y egoísta. Cree en la misericordia, la compasión y el perdón, incluso con aquellos que le arrebataron su bien más preciado, su futuro. A pesar de la felicidad truncada, no pierde la sonrisa ni las ganas de soñar, y nos concederá ese soplo de aire fresco, esa renovada ilusión que, incluso las almas más jóvenes, parecen haber perdido.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *