Skyline: La peor película del año y más

TitularA mi persona le gustan sobremanera las películas de extraterrestres, de hecho espero con ansia viva Apolo 18, Super 8, Extraterrestre o Battle: Los Ángeles. Independence Day es para mí un peliculón, horas de diversión, de patriotismo y de sentimientos enraizados en todo humano. Pero Skyline es una engañifa y una patraña. Que podíamos esperar de los directores de Aliens vs. Predator 2. Estos dos hermanos son técnicos en efectos especiales y se nota: primero porque en lo suyo no lo hacen del todo mal, y segundo porque en lo que les está fuera de su trabajo lo hacen pésimo. Es peor que su primera película, como si no hubiesen aprendido nada. Si algo aprendieron, lo vomitaron. Esta película es un deshonor para un subgénero como el de los extraterrestres, tan magnífico y con tanta buena imaginación, y por tanto territorio por recorrer.

La mala dirección, amateur, merecedora de unos buenos Razzies, más baja que la de muchos estudiantes de cine que hay alrededor del mundo (deben hacer mucho trabajo para mejorar) se nota desde el principio empezando por las actuaciones. Con actores desconocidos, que no por ello malos, se la jugaron, y perdieron. Muy malo el guión con momentos graciosos como la «conmovedora» escena del humo del tabaco que afecta al bebé. Si bien parece una película de serie B durante todo el metraje, el final es una oda a este tipo de films. El final podríamos definirlo como lo mejor de la película. Una vez situada en su categoría, el final, sin enredos, se mete dentro de lo que es, y encaja muy bien. Un desenlace abierto, gracioso, pero sin complejos.

TitularLos efectos especiales deberían ser una barbarie, pero no es así. Si bien están muy conseguidos, no sólo abusan de ellos, si no que ya hemos visto muchos mejores efectos desde hace ya tiempo (empezando con Jurassic Park). Hay momentos en los que se nota su naturaleza y salta a la vista, por tanto nos saca de la historia. Pero si, los efectos son lo mejor del film.

La historia peca de todo un poco. De infantil, de precipitada, de lenta (contradicción, pero sí), de irreal… Los personajes intentan definirlos en un principio, pero no sirve para cogerles cariño. Para nada. Son personajes mal construidos a lo largo del relato. Mal definidos como el conserje o botones o lo que sea, que aparece atropellando un bicho poderoso. Se queda a medio camino de ser el típico gracioso de la película, o el arquetípico antihéroe. Tampoco el relato es algo definible, porque aunque se supone que puede ser una especie de «cámara en mano» para dotarlo de realismo tipo Monstruoso, no lo es; también podría ser una película épica con guiños cómicos como Independence Day, pero tampoco; o algún tipo de estudio sobre el comportamiento humano como La Niebla, pero menos. El estar en a medio camino de todo, no es muy beneficioso.

Y no soy injusto, ya que cuando empecé a ver cosas extrañas durante el visionado, me dije a mi mismo: «Espera que seguro que esto mejora, hay extraterrestres de por medio, por fuerza esto debe ser oro puro». Nada de nada. En fin, Skyline es algo inexplicable, y no es merecedora de estar en las salas junto al niño mago. La tendremos en nuestras mentes como posible peor película junto a Catwoman o Wild Wild West. Siempre con el respeto que un film de cualquier dimensión debe merecerse por lo arduo y complejo del proceso.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *