Touch me not

Touch Me Not (No me toques): Por favor, ni te acerques

El cine independiente, y especialmente el cine de festivales, es capaz de ofrecer de lo mejor y lo peor en la actualidad. Cuando estás en uno de estos festivales suelen venirte a la mente algunas preguntas: ¿Cómo es posible que hayan seleccionado esta película? ¿Cómo serían el resto de películas que no han pasado el corte? ¿Cómo se les ocurre premiarlas? Fue muy comentado que la Sección Oficial del Festival de Berlín de 2018 fue la peor de su historia y en este artículo me centro en hablar de la ganadora del Oso de Oro de ese año.

 

 

Touch Me Not de la directora rumana Adina Pintilie, con un tratamiento híbrido entre la ficción y el documental, se centra en las historias de tres personajes muy peculiares que tienen problemas para intimar, sumándole el miedo a ello. Una película muy escenificada de espacios casi vacíos y estériles, donde cobra importancia la identidad, las fobias y la desnudez. Ver esta película produce un rechazo casi imposible de describir. Lo que podría ser un magnifico estudio sobre la intimidad o la rotura de tabúes en el sexo, se convierte en una atracción de feria para ver que escena puede ser más bizarra o que personaje puede llevarse más al límite.

 

No logro entender cuáles fueron las causas de entregarle a esta película el mayor galardón de todo un festival. Si realmente fascinó al jurado o si fue una broma, ya que la sección oficial no había tenido mucho nivel y premiar esta película era una manera de remarcar eso. Sea como sea Touch me not es una película que nace muerta en el seno de un festival. Si la ganadora del Oso de Oro ha tardado un año y medio en poder distribuirse y con una exhibición mínima de salas, claramente eso es indicativo de algo.

 

 

Es innegable que de una propuesta como esta podría haber salido un trabajo como mínimo extraño y curioso, que despertase algún tipo de interés al tratar temas tabúes como lo hace. El problema es que la dirección y la manera de presentar las historias no ayudan en nada. Creo que un director como Yorgos Lanthimos podría haber sacado algo interesante de una propuesta como esta, pero el resultado final que es Touch me not hace que no quiera volver a ver ni hablar nunca más de ella.

Acerca de Jorge Delgado

Director de cine en fase alfa. Devorador compulsivo de películas y realizador de videocríticas en youtube. David Lynch como respuesta ante cualquier pregunta de la vida.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados