El Resto del Mundo

El Resto del Mundo: Nos volvemos animales

El Resto del Mundo«Es la revancha por todos esos días sin nubes«

 

Cuando a uno le mencionan ECC piensa inmediatamente en cómic americano. Luego, quizá recuerde que en los últimos años la editorial catalana ha hecho una fortísima apuesta por el manga japonés, pero pocas veces nos acordamos que desde el comienzo de su andadura, El Catálogo del Cómic se ha preocupado también por tener una pequeña, pero muy selecta colección de cómics europeos en su galería. Así, en esta ocasión nos encontramos con El Resto del Mundo, el primero de una serie de álbumes de Jean-Christophe Chauzy que explora el apocalipsis lejos de los focos norteamericanos habituales.

 

Chauzy nos lleva de la mano al otro lado de los Pirineos, relativamente cerca de Andorra, para enfrentar a una mujer al fin del verano, al fin de su matrimonio y, ya puestos, al fin del mundo. Así, todo de golpe. Sucede el último día de las vacaciones, justo antes de volver a su trabajo como profesora en París, que una extraña tormenta, seguida de un fuerte terremoto, abre la tierra y derriba todo lo que en ella se sostenía, como si de un símil muy radical con su propia vida se tratara. Veremos, entonces, como la madre se convierte en superviviente y como la superviviente alterna entre el heroísmo y la villanía cuando el mundo que siempre había conocido amenace con desaparecer.

 

«¿Vienen de los pueblos?«

 

El autor reflexiona así sobre el ser humano sometido a la presión más brutal, la de su propia supervivencia, y juega a imaginar cuánto tardaríamos los europeos acomodados en convertirnos en salvajes cuando nos quitaran todo lo que nos hace vivir bien día a día. En la propia protagonista, pese a su fortaleza moral, vemos esa evolución (o involución) a partir de cierto momento de ruptura que supone para ella un final para lo que fue su vida y un principio para algo diferente. Lo que comienza como un cómic costumbrista rápidamente evoluciona a un profundo estudio de los mecanismos que nos hacen funcionar como sociedad y el delicado equilibrio que nos permite convivir sin devorarnos los unos a los otros.

 

El Resto del Mundo

El Resto del Mundo

 

Incluso las propias viñetas parecen tambalearse al compás de los movimientos sísmicos que relata Chauzy. Asistimos al fin del mundo, sí, pero a uno muy bellamente dibujado. La única pena es que por aquello de respetar el formato original de la obra (nada que objetarle aquí a ECC) y por la forma que tienen los galos de editar sus cómics, nos encontramos con un álbum imposible de sacar a la calle (y casi de leer con comodidad en casa) que, por otra parte, se vio continuado el pasado mes de noviembre por El Mundo de Después, en el que continua el viaje de Marie y los suyos a los infiernos en una Tierra desolada.

 

El Resto del Mundo es un cómic interesante que analiza el apocalipsis sin la pompa ni el artificio de las grandes producciones. No hay ruidosas explosiones ni ataques de zombies. Sólo la desaparición de todo lo que hoy en día damos por hecho y personas, personas que poco a poco van dejando de ser seres humanos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *