Capitán América

Capitán América #92 (#698): La volatilidad del símbolo

Capitán AméricaEste giro de los acontecimientos sí que ha sido inesperado. Y el presente capítulo de Capitán América guarda otro par de sorpresas de las de fundirse con el asiento. Mark Waid y Chris Samnee juegan y retuercen los aspectos más icónicos de la biografía de Steve Rogers para construir una aventura que está dando todos los pasos para situarse entre las historias más emocionantes que ha vivido el Capi en los últimos años. Pero de esto tocará hablar más adelante, para no caer en la tentación de los spoilers.

 

Desde el inicio de la etapa en Capitán América #89 Waid y Samnee dejaron clara su intención de devolver a Rogers la gloria pasada (mancillada por los hechos acaecidos en Imperio Secreto), subrayando los elementos que hacen del personaje el símbolo de heroísmo al que todos hemos aspirado alguna vez. Aquí se le da una vuelta de tuerca al uso de dicho símbolo. Mientras que en las entregas que preceden a este Capitán América #92 hemos estado viendo como Rogers hacia todo cuanto estaba en su mano para devolver la esperanza a una ciudadanía que no confiaba en él y que recuperara la fe en el escudo como garante de los valores democráticos, en este capítulo una minoría le ha arrebatado al pueblo al Capitán como concepto. Mark Waid señala no solo lo poderoso que puede ser un símbolo, sino su volatilidad.

 

La responsabilidad de Rogers (y de quienes han decidido antes o después llevar el manto de Capitán América) no se limita únicamente a defender la libertad con sus puños, sino a proteger y representar dicha idea. Si el Capitán América falla, si no está a la altura de lo que se espera de él, se resienten tanto el ideal como su persona. Justo como leímos en Imperio Secreto. Y si no hay un Capitán América o alguien que personifique esos ideales, cualquiera puede apropiarselos y mercantilizarlos en favor de sus propios intereses. Es decir, sin nadie que protega el símbolo, este corre el riesgo de ser desvirtuado y perder su historia. En las manos equivocadas el símbolo no tiene memoria.

 

Waid y Samnee, en los dos arcos argumentales que llevamos con ellos: El hogar de los valientes y Fuera de tiempo, se están esmerando en desarrollar una tesis sobre el Capitán América como símbolo. Pero lo interesante es que las conclusiones a las que parecen estar llegando número a número son extrapolables a cualquiera de los personajes de la Casa de las Ideas y, más importante, al uso de los símbolos en la vida real.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados