Eduardo molinero, en su estudio

Eduardo Molinero: «Nuestro cine se está adaptando a los nuevos tiempos»

 

Conozcáis o no su nombre, todos habéis escuchado muchos de los trabajos de Eduardo Molinero. Desde la campaña de relojes Time Force hasta aquel spot tan llamativo que se marcó Telefonica hace ya algún tiempo. Ahora el compositor colabora con Xavier Villaverde y le pone música y sentimiento a su cuarta película: El Sexo de los Ángeles, que se estrena el 4 de Mayo en nuestro país.

 

Eduardo molinero, en su estudio

 

 

Pregunta: En tu arte se dejan sentir muy a menudo bases pertenecientes a la música electrónica, un género musical en alza en Hollywood (donde el año pasado Trent Reznor y Atticus Ross se alzaron con el Oscar a la Mejor Banda Sonora) ¿Consideras que España está igualmente avanzada en este aspecto?

Respuesta: En el caso de La Red Social, prácticamente toda la banda sonora es electrónica, pero lo importante no es el estilo musical, sino que la música sea la apropiada para la película. Es difícil encontrar  películas españolas que requieran una banda sonora puramente electrónica y de ahí nuestra “deficiencia” en este aspecto. Sin embargo, considero que el panorama del cine español está cambiando y en estos momentos comienzan a verse apuestas mas arriesgadas. Quiero pensar que nuestro cine se está adaptando a los nuevos tiempos.

 

P: ¿Qué ventajas aporta este estilo a la creación de bandas sonoras?

R: Más bien hablaría de posibilidades, de tener más registros sonoros que acompañen a una escena. Al fin y al cabo es un estilo mas y una posibilidad más.

 

P: En la película, cada personaje tiene un carácter musical muy concreto. ¿Es esto una característica particular de este film  o es algo que te gustaría repetir en próximas colaboraciones en el mundo del cine?

R: El sexo de los Ángeles es una película llena de emociones enfrentadas.  Identificar a los personajes y las relaciones entre ellos era muy importante y decidimos reforzarlo con la banda sonora. En próximos trabajos, a lo mejor esto no es tan necesario. O si. Todo dependerá del próximo reto al que me enfrente.

 

P: En base a la música, ¿cómo definirías a los personajes?

R: Podríamos hablar de Rai como abierto y expresivo por fuera, pero enigmático por dentro. Bruno en cambio es muy sensible pero le cuesta expresar sus sentimientos. De Carla destacaría su inocencia y fragilidad en contraste con su capacidad de adaptación a los cambios que se le plantean en la vida y en su interior.

 

P: ¿Cuál ha sido el más interesante de desarrollar?

R: No existe un desarrollo musical de cada personaje, lo que realmente se desarrolla es la relación entre los mismos. Las melodías que “identifican” cada relación se van mezclando entre ellas hasta fundirse.

 

Eduardo MolineroP: Tanto en publicidad como en el disco From the Sublime to the Ridiculous y en El sexo de los ángeles has colaborado con Natalia Ibarra, que le ha puesto letra y voz a las canciones, ¿qué nos puedes contar de la colaboración ella?

R: Con Natalia comparto trabajo además de mi vida personal. Nos conocemos desde hace muchos años y hemos trabajado mucho juntos. Así que trabajar con ella no puede ser mas fácil. Natalia es muy profesional en su trabajo. Muy meticulosa con sus letras y muy exigente con sus interpretaciones.

 

 

 

P: En general, ¿te decantas más por las voces femeninas o es indiferente?

R: Lo que sea necesario en cada caso. Me es indiferente.

 

P: ¿Cómo ha sido el proceso de creación de la banda sonora? ¿Has trabajado sobre el material ya rodado, las imágenes en la sala de montaje o sobre el guión?

R: En varias reuniones antes del rodaje, fuimos marcando los posibles estilos musicales a utilizar. Una vez comenzado el rodaje preparé las bases de varias de las canciones. La primera en terminarse fue Two Flavours. Este tema era muy importante para Xavier, tenía que ser muy positivo y con mucha energía. Terminado el rodaje, se fueron adaptando las canciones para su sincronización con imagen. En esta fase tomamos la decisión de dar cierto carácter “no diegético” a las canciones que sonaban en ciertas situaciones de escena. Por último trabajamos sobre la música no diegética. Esta fue la parte más complicada. La música tenía que ser muy sutil para no interferir con la (en mi opinión) muy buena interpretación de los actores.

 

P: ¿Cómo ha sido la relación con Xavier Villaverde?

R: Muy buena. Excelente. Xavier es una persona con la que es fácil entenderse, entre otras cosas porque está siempre abierto al diálogo. Ha sido un trabajo en equipo. Xavier ha estado muchas horas en mi estudio resolviendo conmigo las dudas que surgían. Con él he aprendido muchas cosas.  Sin su ayuda habría sido imposible llegar a conocer tan a fondo a cada personaje. Para mi es un gran director y un gran amigo.

 

P: ¿Has tenido mucho espacio para improvisar o ha habido unas pautas muy marcadas?

R: Pues ambas cosas. En todo momento, compartí las decisiones a la hora de marcar las pautas, por tanto considero que el proceso creativo fué muy libre.

 

P: ¿Hay algún compositor (nacional o internacional) que tengas como referencia en el mundo del cine?

R: Como referencia no, pero hay varios que me gustan especialmente.  Por ejemplo, Bernard Herrmann, Thomas Newman, Danny Elfmann o Ryuichi Sakamot. A Trent Reznor ya le seguía como integrante de Nine Inch Nails y su trabajo en La red social me parece impecable.

 

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados