Buenos días, bella durmiente

Buenos días, bella durmiente #1-4: Una relación numerosa

Buenos días, bella durmienteBuenos días, bella durmiente, publicada por Norma Editorial, es un manga de Megumi Morino protagonizado por un estudiante de bachillerato que entra a trabajar en una mansión, donde vive una chica a la que ayudará con un particular problema. La obra, que constará de seis tomos, está encuadrada dentro de lo que se denominaría shojo, que son las historias tradicionalmente destinadas a un público adolescente femenino por el carácter romántico y de enredos de sus historias.

 

Sobre el papel el manga de Megumi Morino podría pasar como uno más del montón si no fuera por la especial naturaleza de sus personajes. Él, Tetsu, ha tenido que madurar de golpe a causa de una delicada situación familiar, mientras que ella, Shizu, convive con una especie de trastorno de personalidad múltiple que impide que pueda llevar una vida normal. Obviamente según avanzamos en la lectura descubrimos que todo tiene sus matices y que incluso entran en juego otros factores «externos», pero ya el punto de partida es lo suficientemente sugerente como para que cualquiera pueda adentrarse en su lectura superando posibles prejuicios a la citada etiqueta «shojo».

 

Estos cuatro primeros tomos (que abarcan dos tercios de la obra) sirven para dejar claro el objetivo de la obra en cuanto a sus temas e intenciones. Más allá de la historia romántica que vehicula el argumento, Buenos días, bella durmiente trata acerca de la valentía de luchar por lo que a uno le gusta y la pasión y los sacrificios por perseguir los sueños, por encontrar aquello que nos hace felices. Los personajes se esfuerzan constantemente por superar sus miedos o sus dudas, tanto por ellos mismos, como por quienes les rodean. Son conscientes de que si se dejan arrastrar por el bloqueo, nunca van a avanzar. Esta actitud que muestran una y otra vez apelando a su espíritu de superación hasta nos puede servir de ejemplo a nosotros mismos en nuestra vida cotidiana.

 

La clave para que estoy funcione está en la pareja protagonista, Tetsu y Shizu, que (arropados por las personalidades que manifiesta la chica) encuentran una divertida dinámica que nos hace querer saber más y más acerca de ellos. Es cierto que Tetsu, por ejemplo, puede ser un tanto cargante por su actitud melodramática, pero la buena sintonía entre los personajes y las situaciones (tanto divertidas como comprometidas) generadas a partir del estado de Shizu suponen dos fuertes puntales con los que superar esas hipotéticas fobias por algún aspecto muy concreto.

 

Buenos días, bella durmiente

 

La autora hace un esfuerzo por conseguir que las diferentes identidades de Shizu difieran entre sí, tanto a la hora de hablar o comportarse, como en la forma de vestir o de moverse. Es complicado, y de hecho hasta bien entrado el segundo tomo no es raro que (como le ocurre a Tetsu) nos sea difícil identificar a una u otra Shizu. Pero cuando Morino consigue dar con la tecla y las Shizus quedan bien definidas, esta sensación de confusión desaparece casi por completo, permitiéndonos disfrutar totalmente de la historia y del juego que propone en torno a la relación entre Tetsu y las Shizus.

 

A este respecto, la inclusión de una primera página en la que se enumera al reparto y se resume lo acontecido en el tomo anterior, así como las historias extras (de un marcado tono cómico) centradas en pequeños detalles cotidianos de la relación entre ambos protagonistas, es todo un acierto por parte de Megumi Morino, pues una facilita el contexto y las circunstancias y otra ayuda a conocer mejor a los personajes.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *