La Odisea

La Odisea ilustrada: Una mirada de Miguel Brieva

La OdiseaNo es honesto darle todo el protagonismo a Miguel Brieva, pero es tanto lo que dice a través de los penetrantes y cansados ojos de Odiseo, que sin haber abierto el libro, ya estamos atrapados por la fuerza que desprende esta versión de La Odisea, ilustrada por el citado Brieva y traducida y adaptada por Carmen Estrada.

 

Y no es honesto porque hay que alabar el trabajo de Estrada para acercar el texto original al lector medio actual. Esta es una Odisea tremendamente accesible, trasladada a prosa, que lima algunos pasajes para quedarse con lo importante, con aquello que hace de La Odisea una de las lecturas capitales de la literatura universal. En su adaptación, Estrada es directa, imprime mucho dinamismo que hace de esta una adaptación ideal para quienes quieran acercarse por primera vez a Homero pero que sean víctimas de los prejuicios ante la densidad y complejidad del material original.

 

La Odisea ilustrada (que publica Malpaso en un vistoso tomo en tapa dura) tiene además un componente didáctico muy pronunciado gracias a una extensa introducción de nueve páginas (acompañada así mismo de un pequeño mapa y una cronología del viaje de Odiseo a casa tras la guerra de Troya) en la que se exploran no solo los aspectos claves de la traducción, sino cuestiones relacionadas con la intepretación y concepción de la obra original, como pueden ser las posibles discrepancias respecto a la autoría de Homero o las diferentes identidades que adopta Odiseo a lo largo de la narración. Tiene además, cierto carácter reivindicativo subrayando el papel femenino -clave- de la obra. Estas páginas pues, le aportan un valor añadido muy interesante al libro.

 

Todo esto no hace, al final, sino potenciar el gran atractivo del libro, las ilustraciones de Miguel Brieva. El dibujante sevillano concibe 89 ilustraciones que retratan (y relatan) algunos de los hitos de La Odisea con su personal estilo, cargado de detalle y no extento de simbolismo que interpreta también a su manera la narración homérica, pero sin perder el carácter clásico y costumbrista que reclama la lectura.

 

Brieva alterna entre imágenes a color con otras en sepia, variando también entre imágenes completas que ocupan toda una página y otras concebidas como secuencias de varias escenas, también a página entera o de tamaño más reducido, compartiendo espacio con el texto de Carmen Estrada. Estando todas a un excelente nivel, destacan por ejemplo las del enfrentamiento con el cíclope al principio de la obra, o el sentido abrazo que se dan Penélope y Odiseo después de años separados.

 

Tanto si conocéis La Odisea, como si no, el volumen publicado por Malpaso es una apuesta segura, más si cabe si disfrutáis del arte de Miguel Brieva.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *