La Vida Complicada de Jenni

La Vida Complicada de Jenni: A por todas

La Vida Complicada de JenniDime… ¿Te sientes afortunado?

 

El 13 de febrero de 2010 una panda de locos decidió embarcarse en una aventura que, como todas las que merecen la pena, tenía mucho de sueño romántico. De sueño por recuperar un formato que se ha perdido en la prensa actual, tan de capa caída y tan continuamente cuestionada: el del suplemento para los jóvenes lectores. Como ni El País ni el ABC iban a comprar una idea tan loca como preocuparse por las futuras generaciones de lectores, el proyecto vio la luz de manera online bajo el título de Pequeño Libro de Notas (sí, como el mítico y entrañable Pequeño País de nuestra mi infancia). El viaje duró tres años y a finales de 2013 (con la desaparición de Libro de Notas, la web ‘madre’) este ilusionante proyecto (en el que también participó nuestro colega Luis Olmedo) vio su fin.

 

Yo puedo decir que fui un lector asiduo de la web (tampoco es que haya madurado mucho desde los trece años) y en septiembre de 2012 me llevé una grata sorpresa con la llegada de La Vida Complicada de Jenni, una nueva serie cuyo dibujo me flipaba y, mucho ojo, que hacía gala de un sentido del humor que echaba mucho de menos en otras publicaciones y que me parecía, al menos al principio, muy cercano al del Estudio 90 (la serie de Luis), pero con un pellizco más de mala uva, un detalle que (para qué engañaros) terminó por conquistarme.

 

¡NO! ¡Fallo, idiota, fallo!

 

Jenni es sarcástica, dura, algo violenta y difícil de comprender, pero es uno de esos personajes de los que te enamoras desde la primera viñeta. Quieres ser como ella… O, mejor dicho, querrías haber sido como ella cuando fuiste al colegio. Durante el tiempo en el que estuvo brillando en Pequeño Libro de Notas no pude dejar de seguir sus aventuras, ni cuando dio el salto a Subcultura (también hoy extinta por desgracia). De ahí que me alegrase especialmente enterarme de que Mario Domínguez Soler, el autor de esta maravilla, se había liado la manta a la cabeza y lanzado a autoeditar un volumen con lo que estaba hasta ese momento publicado de esta peculiar heroína. A día de hoy este tomo está agotado (a no ser que ingentes hordas de lectores de La Noche Americana acoséis al autor para una segunda edición), pero sentía que tenía una deuda con el universo por haberme dado tan buenos ratos: necesitaba hablar de Jenni.

 

La Vida Complicada de Jenni

La Vida Complicada de Jenni

 

Sobre todo porque este cómic demuestra que si tienes un sueño y luchas por él no hay muro lo suficientemente alto ni zanja lo bastante ancha para detenerte. Vivimos en un país que hace bien poco por la cultura y por quienes tratan de vivir de ella y es por esa razón que personas como Mario son auténticos héroes, que dan el doscientos por cien a cambio muchas veces de un par de ‘likes‘ en tal o cual red social. También vivimos en un mundo en el que internet lo ha democratizado todo, que permite que leamos a Jenni a la vez un mindundi como yo desde Madrid y un señor mayor desde Santiago de Chile. Esto ha permitido que florezcan artistas como Sarah Andersen (Sarah Scribbles) y, con un poco de suerte, permitirá que artistazos como Mario cualquier día de estos copen las estanterías de nuestra tienda de cómics favorita. Ojalá.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *