Usagi

Mad Chimera World #1-3: Tierra salvaje

Mad Chimera WorldMad Chimera World es una de las apuestas más recientes de Panini Cómics dentro de su línea manga, un shonen cargado de acción y fantasía con elementos ecchi (con connotaciones sexuales) que sigue a dos hermanos en un despiadado mundo en el que las hembras, de todas las especies, utilizan a los machos para su placer y luego los devoran.

 

«Ninguna de estas cabezas de macho parece comestible…«

 

Con esta premisa ya podemos hacernos una idea de las claves de la obra escrita y dibujada por Seishi Kishimoto (hermano de Masashi Kishimoto, autor de la popular Naruto), en la que la violencia y las imágenes con intenciones lascivas son parte importante del escenario, aunque no las únicas. La historia de Mad Chimera World se plantea como un viaje en busca de la verdad. Sobre los propios protagonistas y sobre el mundo en el que viven. Desde el primer momento se nos hace evidente que Usagi y Mitsuki son dos extraños en un mundo ya de por sí extraño, tanto por su fisionomía (son los únicos que parecen humanos de pies a cabeza), como por su comportamiento. Es la curiosidad de Mitsuki hacia el porqué de las cosas lo que desencadena una aventura en la que van encontrándose con diferentes aliados y enemigos en su búsqueda de respuestas.

 

Se lee con tremenda facilidad, es una historia muy absorbente; aunque cuenta menos de lo que parece. Llegados al tercer volumen (a uno solo del desenlace) son muchas las dudas que aún están en el aire y el miedo a quedarnos sin las respuestas prometidas está ahí. Kishimoto lleva una dinámica en la que lo parece importarle es el viaje, las experiencias que van adquiriendo sus protagonistas y no tanto el objetivo de dicho viaje. Sin llegar a los extremos crípticos de obras como Blame! el autor resulta algo vago en sus explicaciones, pero al mismo tiempo convierte estas (su búsqueda) en el motor de muchos de los personajes, alimentando y frustrando las expectativas de los lectores. Pero insistimos, aún resta un volumen por publicarse y dependiendo del mismo las sensaciones generales irán en un sentido u otro.

 

A nivel gráfico el manga es también muy eficaz. Bien es cierto que en ocasiones la narrativa visual es algo confusa (en concreto en algunas escenas de acción), y la naturaleza extraña de muchos de los personajes no facilita el trabajo, pero por lo general el trabajo en el dibujo de Kishimoto resulta muy atractivo y original, destacando en el diseño de sus criaturas imposibles y en dotar al mundo de un aspecto terriblemente árido y hostil.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *