New X-Men #1. E de Extinción: Evolucionar o morir

New X-Men
Nos adentramos en una de las etapas más influyentes del cosmos mutante: Los New X-Men de Grant Morrison.

New X-MenHace nada hablábamos de giro rupturista que le dio Peter Milligan a la colección X-Force. Pues bien, en aquellos inicios del s. XXI Marvel Comics se encontraba en un periodo de mutación condicionada por el repentino éxito de los X-Men de Bryan Singer. Tras una década en la que la editorial había perdido el rumbo y muchas de sus cabeceras parecían heridas de muerte, Joe Quesada, el nuevo director editorial de la compañía se vio ante la disyuntiva de «evolucionar o morir». Arriesgó optando por lo primero y abrió un escenario completamente nuevo en el que los guionistas tendrían una enorme libertad creativa para hacer y deshacer a su antojo. La idea era reverdecer a la editorial y devolver a la primera línea a algunas de sus franquicias más insignes. Y aquí es donde entra el escocés Grant Morrison y sus New X-Men.

El autor llegó a la colección con nuevas y sorprendentes ideas, de forma que X-Men ya no era un nombre propicio para la serie, con lo que se adhirió el adjetivo «New» al principio. Una nueva etapa necesitaba de un nombre nuevo que atrajera también a nuevos lectores. Siendo muy respetuoso con la historia mutante, decidió bordear la continuidad de tal forma que tanto potenciales como habituales seguidores de las aventuras de la Patrulla-X tuvieran entre manos unas historias estimulantes, contemporáneas y transgresoras; liberando lastre, pero fieles a la esencia de sus personajes. Un lavado de cara que de un plumazo trasladó al homo superior al nuevo siglo.

Un hecho que se nota no solo en las vestimentas (adiós a los disfraces de carnaval), sino en las propias actitudes de los personajes. Cínicos y conscientes de sí mismos. Esta Nueva Patrulla-X es más beligerante y descarnada, fuertemente influenciada por la imperante cultura pop. Y donde no puede faltar un punzante y negro sentido del humor que aderece la historia. El guionista se aleja del clasicismo superheroico y aboga por el melodrama y temáticas más actuales y adultas, donde no faltan las referencias sexuales y la violencia. Rompe con el glamour y presenta a unos personajes que recuperan el espíritu marginal de las minorías. El halo metafórico y reivindicativo de los mutantes vuelve a ser parte importante de la franquicia. Para superhéroes ya están Los Vengadores. En términos mutantes, como bien dice Morrison en boca de Emma Frost «las cosas no siempre se definen con el ‘bien’ y el ‘mal’«.

E de Extinción presenta además a un par de personajes con gran incidencia en la historia reciente de la franquicia. Morrison concibe a una sádica y cruel villana que propicia algunas de las secuencias más dramáticas del volumen. El desarrollo de los personajes de ambos bandos está sumamente cuidado, construyendo unas personalidades con gran empaque y llenas de matices. Y es que hoy en día es imposible entender el status quo de la Patrulla-X sin tener presente los New X-Men de Grant Morrison.

El guionista se apoya mucho en el trabajo de Frank Quitely a los lápices para narrar su historia, renunciando a los socorridos cuadros te texto y los bocadillos de pensamiento. No hay nadie narrando los hechos ni haciendo reflexiones sobre los mismos. El único respaldo con el que cuenta el dibujante y el lector son los propios diálogos. Esto da mucha agilidad a la narración y propicia una participación más activa del lector en la comprensión del relato. Quitely aporta su particular estilo, no del agrado de todo el mundo, pero impecable en el juego de las perspectivas y ofreciendo un ritmo trepidante. El annual que cierra el tomo (ilustrado por Leinil Francis Yu) cuenta con la particularidad de estar ilustrado de forma apaisajada, lo que le da un aspecto más «cinematográfico» a una aventura en la que se conjuga la acción, el espionaje y picarones juegos entre los protagonistas.

New X-Men

El tomo (que incluye los números americanos #114-116 y Annual #1) se complementa con las portadas originales (además de alguna alternativa), el diseño de personajes de Frank Quitely y un «manifiesto» redactado por el propio Grant Morrison, que además de sentar las bases de las que serían sus intenciones con la serie, señalaba todo lo que funcionaba y lo que no en el universo mutante por aquel entonces.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados