Soldado de Invierno

Soldado de Invierno #1: Nieve, espías y gorilas con metralleta

Soldado de Invierno: El Invierno más Largo«Últimamente no es que la suerte me haya acompañado«

 

James Buchanan «Bucky» Barnes. Los que seáis unos enterados de todo lo que se cuece y se ha cocido en el universo Marvel sabréis a quién me refiero, para el resto he de hacer referencia al personaje interpretado por Sebastian Stan (Jacuzzi al Pasado, Cisne Negro) en la película Capitán América: El Primer Vengador (2011) y que volverá en 2014 para la segunda parte del filme. Por situarnos diremos que Bucky no murió en la II Guerra mundial, sino que fue encontrado (del mismo modo que lo fue el Capi), entrenado y reeducado por los rusos para convertirse en su mejor espía. Con el paso del tiempo su camino y el del Capitán América volvieron a cruzarse (probable argumento de la película de 2014) y así Steve Rogers pudo recuperar a su amigo y compañero. De nuevo saltamos en el tiempo y llegamos a los últimos coletazos de Civil War: el Capitán América murió y su puesto fue ocupado por el infatigable Bucky, que desarrolló la labor del Centinela de la Libertad brillantemente… hasta que salió a la luz su pasado como espía y asesino comunista y Bucky tuvo que abandonar el escudo hasta hallar la muerte durante los sucesos ocurridos en Miedo Encarnado.

 

En este punto es en el que Marvel inicia la nueva colección de Soldado de Invierno. Barnes es un soldado difícil de matar y ha aprovechado su actual situación de «muerto» para recuperar la identidad secreta en la que más cómodo se ha sentido siempre y con la compañía de la espía rusa más sensual de todos los tiempos al servicio de SHIELD. La Casa de las Ideas «premia» así los excelentes resultados del personaje durante el tiempo durante el cual ha sustituido a Rogers y se saca de la manga, de paso, una estupenda serie de espías que no os debéis perder.

 

«Solo queda un Bucky«

 

La carrera y los premios (cinco Eisner ni más ni menos) son suficiente carta de presentación para Ed Brubaker como guionista. El escritor de Maryland ha sabido congeniar en perfecta sincronía las novelas de espías con el estilo y el ritmo de los cómics Marvel, esto unido al hecho de que Brubaker lleva manejando la colección del Capi desde 2004 y ya tiene algo más que tablas en la escritura de guiones para supersoldados sin superpoderes nos deja con una historia que se lee de un tirón sin llegar a cansar en ningún momento, tanto al aficionado como al lector novel.

 

Soldado de Invierno

 

A Brubaker le acompañan en este periplo dos artistas que se mimetizan de manera impecable. Estoy hablando de Butch Guice (con gran experiencia con el Capitán América) y Michael Lark (de más corto recorrido pero trayectoria meteórica). Los dibujantes tienen mucho que contar con su arte y es por ello que no podemos esperar de este tomo ni una sola splash-page (para eso ya están, si acaso, las fantásticas portadas de Lee Bermejo) y sí muchas imágenes que nos recordarán a Misión Imposible, la saga Bourne e, incluso, a algunas de las primeras películas de Bond.

 

«Supongo que no eres el único fantasma presente«

 

El Invierno más largo, como Panini ha titulado a este tomo, contiene en realidad dos historias que se continúan la una a la otra. Una es la anteriormente citada, una trama en la que Barnes y la Viuda Negra tratan de impedir que se despierte a más soldados durmientes como lo fue en su día Bucky en suelo americano. La otra, que queda inconclusa, lleva por título Flecha Rota y es en la que Brubaker demuestra (habiendo cogido carrerilla con los cinco capítulos anteriores) todo su potencial como director de orquesta. Esta nueva saga (que, esperemos, no tarde mucho en verse continuada en nuestro país) nos vuelve a recordar a la franquicia protagonizada por Matt Damon, pero esta vez nos pone en el punto de vista contrario y lleva al soldado desorientado a un nivel de violencia e ira que no reconoceríamos nunca en las cintas de Paul Greengrass.

 

En definitiva. Marvel nos trae a un Soldado de Invierno más fresco que nunca y en un estilo narrativo que engancha desde la primera viñeta. Para los que no conociérais al personaje que el año que viene poblará las pantallas de todo el mundo este cómic es una perfecta toma de contacto no sólo con Barnes, sino con todo el universo de intrigas y traiciones que lo rodean. Panini completa este excelente tomo con un completo resumen de las andanzas del Soldado de Invierno durante los últimos años (por Raimon Fonseca) y con una galería de portadas alternativas entre las que destaca una sorpresa arácnida que provocará más de una sonrisa.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados