Viuda Negra

Viuda Negra. Hogar, dulce hogar: Un clásico de espías

Viuda Negra: Hogar, dulce hogarUna de las pocas cosas buenas que esta trayendo este 2020 es la recuperación por parte de Panini Cómics de material largamente perdido de Natasha Romanov. Con el estreno de su primera película en solitario, tanto Marvel Comics en EEUU, como Panini en España, están presentando material inédito de la espía, así como obras clásicas de su trayectoria editorial como este Hogar, dulce hogar, miniserie de seis números publicada originalmente dentro de la interesante línea Marvel Knights, hoy desaparecida.

 

«Lo dejamos todo para última hora, ¿eh?«

 

Aquella línea permitía ofrecer un enfoque más “adulto” y explorar tonos y temáticas que de otra forma no habrían tenido cabida. Con el tiempo Marvel Knights daría paso a Marvel Max (con historias fuera ya por completo de la continuidad) hasta su completa desaparición; pero esa es otra historia. En el tiempo que duró esta empresa tuvimos la oportunidad de disfrutar de cómics como Hogar, dulce hogar, que llevaban a Viuda Negra a terrenos sombríos y amargos, sacados del mejor cine de espías de los años 60-70.

 

Esto es, sin trampa ni cartón, lo que nos propone el que fuera primer (y casi único) acercamiento de Richard K. Morgan (autor de la novela Carbono Alterado, ahora famosísima gracias a su adaptación en Netflix) al mundo del cómic. Desde el primer momento el autor tenía claras dos cosas: Quería reivindicar la figura de Natasha, darle el empaque que el personaje merecía, y para ello debí reescribir lo que la propia espía (y nosotros con ella) sabía de sí misma. Haciéndolo, además, tirando de clasicismo, yendo al ecosistema de los relatos de espionaje que marcaron la visión de la sociedad de la Guerra Fría en los años previos y los que dieron lugar a la Détente donde, a pesar del aparente deshielo, ni siquiera los aliados son de fiar.

 

Viuda Negra

 

Hogar, dulce hogar se construye desde un tono seco y crudo, áspero. Alguien intenta acabar con Natasha y ésta debe recurrir a antiguos compañeros de su época de espía (tanto en SHIELD como en la KGB) para descubrir quién está persiguiéndola y el porqué. Estamos, como decía, ante un relato de corte clásico de espionaje, que acepta los códigos del mismo y trastoca los clichés de los mismos para dejar en evidencia los muchos estereotipos que acompañaron a estas historias y, al mismo tiempo, fortalecer la caracterización de su protagonista. El escritor crea así una estupenda aventura que va más allá del nicho marvelita y puede (debe) ser disfrutada por cualquier amante del «noveno arte» y del género de espías. Por el camino, Morgan pone en contexto muchas de las cosas que la espía creía saber sobre sí misma, reescribe recuerdos y da una nueva perspectiva acerca de su pasado, aprovechando el potencial de la llamada Habitación Roja. Muchas de las incorporaciones que hace el escritor en estas páginas pasarían inmediatamente al imaginario del personaje, siendo tomadas como base de las futuras historias que vinieron a partir de entonces, hasta día de hoy. Es tal la importancia de esta miniserie para el devenir del personaje.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *