Carrion

Carrion: Amor al monstruo

¿Llorasteis cuando MacReady achicharró a la cosa? ¿Celebrasteis que el alien reventara el pecho de Kane o que Seth Brundle acabara convertido en un horrible mutante? Si os gusta la ciencia ficción y el terror y siempre os ponéis de lado de los atormentados monstruos frente a los malvados humanos, Carrion es vuestro juego.

 

Carrion

 

La descripción que hace Devolver Digital (distribuidora del juego) de Carrion dice tal que así: Carrion es un juego de terror a la inversa en el que asumes el papel de una criatura amorfa de origen desconocido. Acecha y consume a aquellos que te han apresado para extender el miedo y el pánico a lo largo y ancho del laboratorio. Crece y evoluciona mientras destruyes la prisión y consigues nuevas y devastadoras habilidades en tu camino hacia la venganza. Lo que se traduce en una propuesta que se mueve entre la acción y el sigilo, con sus buenas dosis de pánico (para nuestras desdichadas víctimas), sangre a borbotones y con el espíritu divertido y desacomplejado de la mejor serie B. Todo ello en un exquisito estilo visul amoldado a las bondades del pixel art que nos sumergen aún más en su atmósfera de terror lúdica.

 

Pensemos en filmes como La cosa, El terror no tiene forma, Slither o Grabbers y en las criaturas que las protagonizan. Carrion nos da la oportunidad de ser dichas criaturas.

 

Carrion

 

Nuestro objetivo es sencillo: escapar del complejo cinentífico en el que estamos atrapado, destruyendo todo a nuestro paso, lo que incluye devorar sin remordimientos a todo aquel que se nos cruce en nuestro camino. A medida que avanzamos y comemos, además, nuestro tamaño irá aumentando y descubriremos nuevas habilidades que nos permitirán acceder a zonas «bloqueadas» en un primer momento. No existe ningún tipo de mapa que nos oriente, pero la flexibildiad de nuestro horripilante protagonista hace que la exploración sea realmente entretenida y, en su justa medida, desafiante. ¿Cómo? A través de unos puzles que en determinadas situaciones requerirán como condición indispensable que aumentemos o reduzcamos nuestro tamaño. Es decir, aunque ser más grandes nos proporciona una evidente ventaja en las escenas de combate y nos proporcione una mayor resistencia, determinadas fases requieren un toque más sutil, emplazándonos a «encoger» para acceder a nuevas zonas, aunque eso nos vuelva más vulnerables.

 

En el debe el juego presenta algunas limitaciones en forma de falta de precisión en el apuntado (que hacemos con el stick derecho) de algunas habilidades. No es frustrante, pero en algunos momentos puede ser bastante molesto, sobre todo cuando nos vemos acosados por esos desalmados humanos y sus máquinas que quieren acabar con nosotros. Así mismo, en algunos momentos accedemos a una suerte de flashbacks en los que manejaremos a diversos científicos resolviendo sencillos puzzles. Y aunque la intención es interesante y aporta cierta variedad, el control resulta un tanto ortopédico y pesado en estas pequeñas fases, restándole atractivo a las mismas.

 

Carrion

 

Además del buen y sanguinolento gusto de Phobia Game Studio, otro de los puntos destacables de Carrion con los que nos atrapa es el apartado sonoro. Tanto los efectos de sonido como la composición musical, obra de Cris Velasco, cuyos trabajos van desde el primer God of War a la séptima entrega de Resident Evil, por citar un par de ejemplos. Lo que le falta en historia, Carrion lo compensa en ambientación. En relación a esto, su duración escasamente alcanza las ocho horas, siempre que no tengamos demasiada pericia al mando. Y es que desde el principio se muestra como una propuesta simple y que va al grano. Aunque nos deja con ganas de más, una mayor duración podría haber jugado en contra de Carrion, dado el riesgo de caer en la repetición debido a la concreción de su apuesta.

 

Notable en casi todos sus aspectos, Carrion es una carta de amor salvaje al monstruo.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados