The Last Spell

The Last Spell: Estrategia y zombis


Parece que el género del roguelike sigue siendo el más popular entre los juegos indies. Recordemos que un roguelike es un estilo de juego donde vamos superando diferentes mazmorras, desafíos o batallas pero que si nos matan volveremos a empezar desde el principio, pero con todo de forma aleatoria. Uno de los últimos que hemos tenido de esas características ha sido Returnal en PlayStation 5. The Last Spell, al que hemos podido acceder gracias al acceso anticipado (en Steam) que nos ha proporcionado The Arcade Crew y Cosmocover Team, en el que hemos podido sufrir de primera mano lo que es gestionar a unos héroes que tienen que enfrentarse a hordas de zombis noche sí, noche también. El juego todavía sigue en desarrollo, por lo que en esta reseña no vamos a mencionar pequeños bugs o errores que hayamos detectado, los cuáles han sido pequeños y no han enturbiado la experiencia.

 

The Last Spell

 

Lo primero que llama la atención de The Last Spell es el lore que hay a su alrededor y de como hemos llegado a la situación de tener que defendernos de una infinidad de hordas de zombis que quieren acabar con lo poco que queda de la humanidad. Lo importante en The Last Spell es proteger a unos magos que están tratando de crear una protección para salvar a la gente, nuestra misión, hacer que los zombis no lleguen a ellos o no morir defendiéndola en el intento. Hasta este punto parece todo sencillo, lo que pasa es que The Last Spell es un juego táctico por turnos en el que tendremos que sacar lo mejor de nosotros mismos, ver las habilidades de nuestros héroes y donde posicionarlos para vencer a las hordas. También juega en nuestro favor las pequeñas estructuras que quedan de las ciudades, porque no queda nada de ellas únicamente edificios destruidos que han dejado algunos restos, que impedirán que los zombis tengan que destruirlos para avanzar y que pueden permitirnos estrategias para vencer. Pero… el juego es muy difícil.

 

The Last Spell

 

Si vencéis, pasaréis a la siguiente batalla con mejoras, monedas con las que comprar armaduras o diferentes edificios para hacer que los zombis avancen más lentos. Pero si morís, ya sabéis lo que toca, volver a empezar desde el principio. Pero a medida que conseguiremos mejoras y nuevas armas u habilidades, estructuras y demás al ganar oro y podremos pensar mucho mejor las defensas que querremos poner delante de los enemigos. Pero su dificultad aquí sí que puede ser un hándicap bastante importante a la hora de continuar. Al principio de esta versión que hemos podido probar, podemos poner el juego en un modo fácil que de fácil no tiene nada salvo que empiezas con habilidades u héroes que en la versión normal no están. Pero los zombis siguen pegando igual de fuerte y nuestros héroes siguen siendo poco para parar lo que viene por fuera del mapa. Lo bueno que tiene que, si te gusta el cine o las series, estas batallas pueden recordar a algunas de las que han podido ver en la gran o pequeña pantalla en los últimos años. Y eso siempre suma un poco para darle una oportunidad al juego, que ya digo que no es mal juego, pero el pico de dificultad está bastante elevado.

 

The Last Spell es un juego que por lo visual gana por goleada, pero que a la hora de suponer un reto está demasiado disparado. Es un juego donde la paciencia, el saber posicionarse y manejar a los héroes y sus habilidades se recompensa con creces, pero es difícil conseguirlo. El resto de los jugadores puede que no tengan la paciencia necesaria para conseguir el resultado satisfactorio.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *