Burlesque: El Burlesque cierra antes de hora

Titular

Burlesque no pasará a la historia del cine, eso lo tenemos todos muy claro. Con un poco de suerte podría llegar a una nota al pie: debut de Christina Aguilera y reaparición de Cher tras siete años de ausencia. Pero poco más. La trama es la de siempre, la protagonista no convence y la diva no está aprovechada.

La historia, por si hay algún despistado, es la siguiente: Ali (Christina) quiere triunfar en el showbusiness y, armada de valor, coge sus cosas y se planta en California con la intención de comerse el mundo. Como la chica ingenua de pueblo que es, queda atrapada por el luminoso colorido de un local llamado Burlesque, donde acaba… de camarera.

Ahí empezará su lucha por convencer a Tess (Cher) la dueña del local cabaretero para que le dé una oportunidad. Conocerá a su «rival» Nikki (Kristen Bell) y al chico -no podía faltar el chico) al que enamorará (Cam Gigandet).

Titular¿Parecidos razonables? El que nos viene a todos a la cabeza es El bar coyote, al que, añadiendo la estética (que no el estilo) de Cabaret y el aire extravagante de la espléndida Moulin Rouge!, nos da como resultado, Burlesque. Así, tenemos a las «Coyotes» cambiando la barra por el escenario del cabaret y haciendo unas actuaciones musicales potentes, aunque excesivas en número.

Burlesque cuenta con dos grandes atractivos: Cher y Christina Aguilera. La diva, que dejó de envejecer hace años, vuelve al cine para un pequeño papel que no le hace justicia. Cuando está en pantalla sólo nos fijamos en ella y sus breves apariciones sobre el escenario demuestran que está en plena forma; pero su presencia se hace excesivamente corta. Junto a Stanley Tucci, lo mejor del film.

Christina, en cambio, no causa tan buenas sensaciones. Primero porque ha decidido ir sobre seguro al aceptar un papel de una chica que quiere cantar, y segundo, porque le ha salido mal la jugada. Sobre el escenario, está radiante, se lo come. Números muy sensuales y atractivos. En cuanto se baja de él, se apaga su luz y vemos todos sus defectos. La chica no es actriz y eso se nota.

Pero claro, teniendo a Christina Aguilera a nuestra disposición, ¿quién no querría alargar la cita cuanto pudiera? Los problemas surgen cuando somos demasiado avariciosos y queremos más de lo que debemos. Steve Antin estira el metraje más de la cuenta y se le va de las manos. Dos horas de película son demasiado para tan poca cosa.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados