Astro Boy: Made in USA

Titular

Astro Boy, clásico entre los clásicos del manga y la cultura popular nipona cobra vida en la gran pantalla gracias a -no podía ser de otra forma- los dólares de Hollywood; aunque a diferencia de otras adaptaciones recientes como Dragon Ball o Avatar (el Airbender de Shyamalan) con actores reales, el robot más famoso del cómic se ha puesto el traje de la animación digital.

La historia es bastante sencilla: un padre pierde a su hijo y decide construir un androide a imagen y semejanza de este. Al ver que su creación solo guarda el parecido con su hijo Toby en lo físico lo rechaza y nuestro amigo -rebautizado como Astro– emprende un viaje de autoafirmación y de búsqueda de su lugar en el mundo. Una travesia que nos enseñará el valor de la familia y los amigos. La cinta guarda ciertas similitudes con el cuento de Pinocho -más si cabe con la versión futurista de Spielberg, A.I.: venida al mundo de un niño artificial como sustituto, rechazo de los padres y búsqueda del propio camino.

Titular

Todo este sentimiento moralista y bienintencionado de la marca Hollywoodiense obliga a obviar los elementos que hicieron grande a Astro Boy en las viñetas, el contexto de un país en reconstrucción tras la hecatombe nuclear (Astro Boy apareció por primera vez en 1952), o el conflicto entre el libre albedrío robótico y su sumisión a los humanos. Lo que nos encontramos pues, es una versión dulcificada e infantilizada de la historia original. Y, cosas de la doble moral americana, resulta curioso -incluso rídculo- el ver a Astro vestido con camiseta y pantalones en lugar de sus míticos shorts negros y botas rojas.

Titular

Las animaciones están muy logradas y -cosa de agradecer- el film no se ve en la falsa necesidad de acudir al 3D estereoscópico para atraer más gente a las salas. Para ello, al menos en la versión en V.O., Astro Boy se apoya en las voces de conocidos actores como Donald Sutherland, Kristen Bell o Nicolas Cage, del cual, al menos un servidor, ya está un poco harto de verlo dando tumbos por géneros y películas fallidas.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados