On the road

On the road: Un aséptico viaje

On the road es una de las novelas imprescindibles de la literatura norteamericana del s.XX y durante años ha intentado llevarse al cine. Un proyecto muy goloso por el que algunos de los más destacados cineastas han mostrado interés en distintos momentos. Fue Francis Ford Coppola quien se llevó al gato al agua y quizás por cansancio, quizás por incapacidad de enfrentarse a una de esas obras «inadaptables», decidió quedarse como productor, dejando al brasileño Walter Salles la complicada labor de convertir esta inspiradora obra que ha marcado a varias generaciones en imágenes.

 

On the road recuerda mucho a otro de los films de Walter Salles, Diarios de motocicleta. Normal por otra parte, pues el libreto de sendas películas lo firma José Rivera. Ambas abordan un viaje iniciático o vital que marca a sus protagonistas, narrándolo desde la perspectiva de uno de ellos, el que más impacto recibe de esta aventura. Y, con un fondo pretendidamente evocador, inspirador, basa gran parte de su atractivo y fuerza de sus postulados en los encuentros anecdóticos de sus protagonistas con personajes de todo tipo. En este sentido, la gran losa de On the road es que construye un relato muy episódico, resintiéndose así la evolución de sus personajes. Estos, o bien no muestran un desarrollo palpable y apreciable o tienen un cambio muy brusco, sin espacio para matización alguna. Algo que se hace más evidente en las caracterizaciones de Kristen Stewart y de Sam Riley.

 

Kristen Stewart en On the road

 

Sal Paradise es un tipo que se muestra distante durante todo el relato a pesar de ser el protagonista y narrador de lo que acontece. Toma, en cierto sentido, el punto de vista de un espectador. Se dedica a observar sin implicarse demasiado ni en su vida ni en la de sus amigos, dejándose llevar por la corriente (el camino en este caso) y así resulta muy difícil empatizar con él y acompañarle en un viaje que termina volviéndose frío, desapasionado.

 

Todo lo contrario lo vemos en Dean Moriarty (Garrett Hedlund) que a pesar de sus excesos es el más cercano de todos. En él sí se aprecia una evolución notable a lo largo del tiempo, ya no solo a un nivel más superficial (cambios de domicilio, paternidad…), sino en su forma de afrontar las distintas situaciones a las que se enfrenta junto a sus amigos. Parte importante de que esto sea así está, por supuesto, en el estupendo trabajo de Garrett, que parece ser el único del trío protagonista que ha captado el fondo de la novela (o el guión), yendo más allá de ese primera impresión de sexo, drogas y jazz que acompaña a la generación beat. No obstante, Neal Cassady (Dean Moriarty es el pseudónimo empleado por Jack Kerouac para retratar a su amigo) siempre ha sido considerado el catalizador del movimiento beat.

 

Garrett Hendlund en On the road

 

Quizás debido a ese carácter episódico de la película sean las apariciones de los personajes secundarios los elementos más interesantes de la misma, destacando la excéntrica pareja formada por Amy Adams y Viggo Mortensen o el amable Steve Buscemi.

 

Tediosa para algunos, pobre adaptación para otros, no hay duda de que On the road nuestra intenciones de retratar la esencia de la generación beat y sus fuentes de inspiración (el papel del jazz es importantísimo en el desarrollo de algunas de las secuencias, amén de la banda sonora). Muchos de las inusitadas y contraculturales actitudes de aquella generación hoy no escandalizarían ni a un niño de siete años, son comportamientos tan normalizados que ese espíritu «revolucionario» pierde fuerza a ojos actuales, por lo que conviene acercarse al film concienciados de contexto y sin prejuicios (esto va, sobre todo, por Kristen Stewart, que realiza un trabajo muy correcto). Sin tener la fuerza de la novela, la película de Walter Salles sí consigue algo importante, y es despertar el interés en la obra de Kerouac.

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados