La profesora de parvulario

La profesora de parvulario: Prodigio desapercibido


El cineasta israelí Nadav Lapid presenta su segundo largometraje: La profesora de parvulario, uno de esos trabajos que parecen contener una idea modesta. Pero bajo ese halo de sencillez se esconde una historia y una crítica realmente potente. La base de la que parte el guion es un incomprendido siendo salvado por otra incomprendida… Y eso enclaustrados en un mundo donde no hay espacio para la lírica, el arte, etc. Nina es una profesora de niños pequeños con una típica familia y un trabajo estable. Pronto descubre que uno se sus alumnos, Yoav, tiene una capacidad fantástica para la poesía pese a su corta edad. Pero los allegados al pequeño se sienten indiferentes ante el prodigio. Su cuidadora, aspirante a actriz, usa tales poemas como propios para sus castings, mientras que su padre no pone ningún tipo de interés a la vena artística de su hijo. Ante este panorama la tutora, la única que parece inquietarle semejante virtud, decide estimular al niño para que desarrolle tal potencial.

 

La profesora de parvulario
El director y también guionista sabe tratar muy bien a los personajes de su historia: expone las carencias de ambos en todos los sentidos. Curioso es también que el propoio Lapid escribiera de niño poesía, lo que hace que la producción mantenga un carácter muy intimo del que no se despega en todo el metraje. Estupenda ha salido la labor de dirección de actores, pues Sarit Larry (la profesora) y Avi Shnaidman pese a su corta edad realizan un trabajo, tanto juntos como separado brillante. Ambos saben manejar bien los silencios, cruciales para que esta trama camine.

 

En el argumento sabe jugar bien con las emociones de Nira, que ve en Yoav una opción para resurgir en su estancada vida. tan monótona: todos los días el mismo programa de televisión, la misma compañía, el mismo saludo hecho a la mañana por su alumnos, etc. Lapid hace en su discurso una fuerte crítica a la sociedad israelí, a su lado materialista, al poder de lo fatuo y el consumo rápido. Bonita la metáfora que impregna toda la película, que el protagonista sea un niño de un jardín de infancia, donde aún hay pureza y todo va más lento, con menos prisas y no presta atención a la vertiginosidad en la que su sociedad está inmersa. Lejana de la complejidad política, del ansia de enriquecimiento.

 

la-profesora-deparvulario-1
El cineasta enseña su testimonio con pausa y calma, aportando una historia que sabe jugar bien con los giros, sin amedrentarse, manteniendo la misma velocidad. Un drama genérico, pero que sabe moverse con personalidad propia. El espectador quedará atrapado en sus redes lentamente. Es una obra emocional, donde expresa –dirección de arte y actores incluidos– más sensaciones que las que expone directamente.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados