Un amor de verano

Un amor de verano: La elegancia del tópico

Catherine Corsini cuenta en Un amor de verano, la historia de una joven que vive en una granja de un pequeño pueblo francés que oculta a su familia y vecinos su homosexualidad; al viajar a la ciudad (para estudiar) comienza una relación con otra mujer que cambiará su vida al tener que enfrentarse a los prejuicios y trabas que les impondrá la sociedad.

 

Un amor de verano

 

En 2013 se estrenaba, y ganaba, en el festival de Cannes una, excelente y hermosa, película de temática lésbica llamada La vida de Adele aquella película cambiaba, de alguna manera, la visión de los romances homosexuales en el mundo del cine al ser capaz de rodar con sutileza y sin perder el verismo, extensas y explícitas escenas de sexo. En los años posteriores se estrenaba Pride (comedia dramática que hablaba de la homosexualidad en los tiempos de La Dama de Hierro) y más recientemente Carol, película fácilmente comparable a La vida de Adele; sin embargo aquí todo está contenido y nunca alcanza la pasión y el estado carnal como la hace la anterior.

 

Un amor de verano, desde el principio, resulta tópica: la protagonista es presentada sobre un tractor y su apariencia es corpulenta y robusta, iconográficamente se la está asociando a la masculinidad. A su llegada a la ciudad, se asocia a una comunidad feminista donde, evidentemente, el lesbianismo o la bisexualidad es casi una ley. La mujer de la que se enamora mantiene una relación con un hombre y gracias a nuestra protagonista descubre su homosexualidad, pansexualidad o cualquier término retorcido que se quiera aplicar.

 

Pese a esto Un amor de verano resulta tierna, fresca, agradable y bonita. No le podemos pedir peras al olmo y, está claro, que otros directores (los de las obras citadas al principio del texto) han tratado, y entendido mejor el asunto pero aún así no hay nada que despreciar en la cinta ya que es entretenida, sensible y, sobretodo, creíble. Una película de temática LGTB más, pero que por desgracia siguen siendo necesarias para dar visibilidad a una realidad, incomprensiblemente, perseguida.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados