[REC]3 Génesis

[REC]3 Génesis: Una boda irrepetible

Sorprendente. Este es el calificativo que mejor define la nueva aventura de Paco Plaza al frente de la franquicia REC. Con Balagueró como productor creativo, el director catalán ha dado una vuelta de tuerca a la saga recuperando sensaciones que parecían perdidas en los últimos hitos del género patrio: el realismo ha dado paso al puro entretenimiento y el terror se viste de comedia mordaz, riéndose sin complejos de sus antecesoras. Además, Plaza y Luiso Berdejo (guionista) han dejado constancia de sus gustos cinéfilos, bebiendo de títulos como Golpe en la pequeaña China, Braindead o las tres entregas de Evil Dead.

 

Porque, en el fondo y salvando las distancias, el camino seguido hasta ahora por REC es muy similar al de la trilogía de Sam Raimi. La primera película jugaba más al terror (sin olvidar el humor). La segunda no dejaba de ser una variación sobre la misma idea, siguiendo un esquema similar y cargando más la parte cómica y pulp de la historia. En la tercera, sin embargo, nada de lo visto con anterioridad parecía contar, el objetivo era ofrecer algo distinto y en el que el terror se hacía definitivamente a un lado en favor de la comedia, que aprovechaba y explotaba el género a su antojo.

 

[REC]3 Génesis

 

En REC 3, además de un espíritu de homenaje hay mucho gamberrismo y atrevimiento, explicándose así, por ejemplo, la elección de canciones como la versión de Eloise popularizada por Tino Casal o el mítico Gavilán o Paloma en un contexto tan poco festivo. Y funcionan a la perfección.

 

La película, contra lo que pueda parecer, no es una precuela, sino una historia que transcurre en paralelo, hilada con gran acierto a las dos anteriores. Y, sobre todo, muy sutílmente para no distraer al espectador. Así, [SPOILER] la conexión con la original está personificada en el tío Víctor y la que se refiere la segunda se encuentra en una TV que conecta con el infestado edificio [FIN SPOILER]. Todo lo demás es un universo por descubrir: personajes, escenarios, historia… REC 3 se desliga pronto de sus predecesoras por el hecho de que las explicaciones ya están dadas, con lo que no tiene la necesidad de profundizar en el cómo ni en el qué. El porqué, en cambio, viene dado por el devenir de la propia saga.

 

Y, por otro lado, y es este el punto más atrevido, el romper con el found footage y volver a una realización tradicional, más cinematográfica. La odiosa y mareante cámara en mano que definía a las dos películas anteriores y que antes se pudo ver en productos tan dispares como El proyecto de la bruja de Blair o Expediente X (la serie), es repudiada desde la propia película y sus personajes, que alaban la grabación cinematográfica y son ellos los que «exigen» acabar con las videocámaras amateurs. De esta forma, además, REC 3 se da el gusto de aunar dos tipos de narración para enriquecer el relato y contentar a los fans más puristas al tiempo que los sorprende.

 

[REC]3 Génesis

 

Este juego de perspectivas le permite a Paco Plaza, además, jugar con la sugestión del público, planteando situaciones aterradoras sin mostrar “carnaza”, dejando que sea la imaginación la que trabaje y se inquiete.

 

Pero claro, nada de esto sería posible sin un reparto que lo hiciera verosímil, y REC 3 lo tiene. Si bien se echa en falta un mayor equilibrio entre las aventuras de los dos protagonistas, no cabe duda de que Leticia Dolera es la reina del género en España. La barcelonesa es toda una heroína e imprime su carácter para construir un personaje al que el tiempo recordará como uno de nuestros iconos cinematográficos. Y aunque la trama de Diego Martín esté más desdibujada, el actor convence y afronta multitud de retos con gran solvencia, aportando, además, buena parte de la comicidad de la película.

 

Y están bien arropados por unos secundarios muy divertidos como la pareja formada por Ismael Martínez y Claire Baschet o el peculiar animador infantil (hilarante). Incluso Julio Fernández (el productor) se permite un cameo. Lo único que echa en falta este crítico, es la presencia de Pablo Rosso (los fans de la saga sabrán el porqué).

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados