Frankenstein, de Dick Briefer

Frankenstein, de Dick Briefer: Es difícil ser un monstruo

Frankenstein, de Dick BrieferDiábolo Ediciones apuesta fuerte por su colección Biblioteca de cómics de terror de los años 50 con la recopilación del Frankenstein de Dick Briefer, editado anteriormente por Yoe Books / IDW Publishingen EEUU. Un completo recopilatorio que aborda la obra de Dick Briefer que, en su edición española, cuenta con un valor añadido: la inclusión de tres historias extra que no aparecen en la relación de aventuras recogidas por Craig Yoe para la edición original.

 

Diábolo Ediciones no es nueva en estos lares, como ilustran volúmenes del tipo Horror! que homenajeaba las figuras de Joe Simon y Jack Kirby. La editorial de vez en cuando nos regala algunas joyas del cómic de terror más clásico, el de la década de los 40, anterior a la censura establecida por la «Comics Code Authority» establecida en los años 50. Pequeñas píldoras de arte secuencial que no necesitaban de la morbosidad y el vouyeurismo que caracteriza al horror actual para acongojar a sus lectores.

 

En esta línea, pues, se sitúa esta obra que revisiona la clásica creación de Mary Shelley, primero en clave terrorífica y luego humorística, pero siempre respetando al monstruo original. Dick Briefer se mueve con soltura por ambos escenarios, ofreciendo una completa muestra des sus capacidades como artista. Una delicia para cualquiera que disfrute tanto del personaje referido, como del autor o del cómic como medio de expresión.

 

Además de la selección de relatos sobre el monstruo creado por Victor Frankenstein, el volumen trae un prólogo escrito por el editor norteamericano Craig Yoe. Su contenido es muy interesante, explorando las referencias e influencias de Briefer, o su propia naturaleza como autor (incluyendo reflexiones suyas), así como las vicisitudes editoriales y sociales que vivió la obra en un momento convulso para el mundo entero (la Segunda Guerra Mundial y la posguerra). Bien es cierto que la redacción del texto no termina de ser muy dinámica, presentándose más como una enumeración de hitos y declaraciones que puede desmotivar a más de un lector.

 

Pero bueno, lo interesante de este libro son las historias de Briefer, y no lo que puedan decir otros de él. Aquí su obra habla por él. Y es una gozada. Frankenstein podríamos dividirlo en tres partes. Una primera compuesta de tres números que presentan a un monstruo muy influido por los monstruos de la Universal. Una segunda, que copa gran parte del protagonismo del libro, enfocada en la variante más cómica del ser, y una tercera en la que se vuelve a los preceptos del terror.

 

Todas ellas tienen en común la caracterización de Frankenstein como un personaje incomprendido y ajeno a la voluntad del resto del mundo. Ya sea por los prejuicios o por la ignorancia de la sociedad que le rodea, el monstruo se ve obligado a vivir a cierta distancia de esta. Según el momento (o el tramo de lectura) conocemos a un monstruo tan inteligente como letal, o a un adorable e inocente ser que no para de meterse en líos. Tampoco falta la imagen «clásica» de un personaje incapaz de articular palabra y que su mera presencia es suficiente para atemorizar a la gente. Hay, de esta manera, un recorrido muy interesante por diferentes facetas de Frankenstein (el monstruo, no el doctor) que enriquecen la visión que podamos tener de él por otros medios.

 

Claro está, nos encontramos ante un puñado de relatos que van de 1940 a finales de la década, con todo lo que eso conlleva respecto al tono y el tipo de comentarios que se extraen de su guion. La hipersensibilidad actual quizás pueda suponer un obstáculo para el disfrute completo de la obra, pero recomendamos el intento para no caer presas de los mismos prejuicios que tienen los humanos descritos por Briefer contra el monstruo y podamos apreciarle tal cómo es.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *