Duncan Jones: «Es importantísimo que el público pueda conectar con los personajes»

Sorprendió a propios y extraños en 2009 con Moon, film de ciencia ficción que supo conjugar los referentes del género más clásicos con temas muy actuales. Ahora, dos años después, ha vuelto con Código Fuente, película más cercana al mainstream americano pero sin perder un ápice de su autenticidad como autor.

Duncan, acompañado de Jake Gyllenhaal, visitó nuestro país para presentar Código Fuente y tuvimos el privilegio de charlar con él sobre la película. Avisamos de antemano que contiene unos cuantos SPOILERS, por lo que no recomendamos leerla si no habéis visto la película. Sin embargo, no hemos querido obviarlos porque puede aportar nuevas lecturas y detalles a quienes sí la hayáis visto.

 

Duncan JonesPregunta: ¿Cómo ha sido el salto a un cine más comercial? Las expectativas tras Moon eran muy altas.
Respuesta:
Gracias por tener esas grandes expectativas tras Moon. Creo que en Moon, aunque hizo buena taquilla, sus expectativas no eran tan altas. Ha sido una experiencia genial y tenía muchas ganas de hacer un film más al estilo de Hollywood. Quería experimentar lo que se siente al entrar en este sector de la industria del cine. Es muy diferente a como se hace en el cine independiente.

P: ¿Has contado con muchos apoyos?
R: Jake fue el que me encontró para que hiciéramos esta película, le gustó el guión y quería que yo dirigiera la película. Así que desde el principio tuve un gran aliado, teniendo a Jake a mi lado y también a Paul Harsh, el editor. Desde el principio fue un modo totalmente distinto de empezar a las películas normales de Hollywood, fue mas parecido al cine independiente, por lo que tenia mas control.

P: Más allá de tener deudas con Quantum Leap, la película parece tener referencias hacia La Jeteé y 12 mono, ¿es así?
R: Con 12 Monos desde luego que sí, soy un gran fan de Gilliam y nos conocemos desde hace algún tiempo. Visualmente hay algo que llamamos el «pot» (como la cápsula) que es el espacio a donde Colter regresa entre las misiones y se encuentra a sí mismo. Pienso que ese entorno es una oportunidad para acercarse un poco a la película de Gilliam. También he visto La Jeteé, claro, pero si Terry no va a decir que se basó en ella para hacer 12 Monos yo no soy quien para decir nada (risas).

P: Tus dos películas se caracterizan por utilizar muy pocos efectos visuales.
R: No puedo decir lo que voy a hacer en el futuro, pero claramente sí. Pienso que una película debe tratar sobre los personajes, y es importantísimo que el público pueda empatizar y conectar con estos personajes. No me importa invertir 100000 millones de dólares si me garantizan que voy a lograr esto, pero aún no me han pasado ningún guion así (risas).

Duncan Jones y Jake Gyllenhaal

P: ¿Cómo se planificó el trabajo con los actores?
R: Comenzamos con el interior del tren, que narrativamente es el entorno más complejo. Para ello, Jake, Michelle y yo tuvimos una semana entera de ensayos y durante ella pudimos asegurarnos de que cada uno comprendía la estructura de lo que tenía que hacer dentro de esa escena. Debido a que hicieron bien sus deberes, cuando empezamos el rodaje tuvieron libertad para improvisar mucho más. Pienso que esto fue muy importante, ya que si quieres una química natural entre esta gente, entre estos dos personajes, la improvisación es una parte muy importante. Pero narrativamente teníamos mucho trabajo a nivel estructural, que era fundamental, y que debía ser llevado a cabo.

P: Tengo la impresión de que la cápsula en la que se encuentra Colter refleja lo que siente el personaje, que es una manifestación de su mente, ¿es así?
R: Pensamos mucho sobre este tema y no todo el mundo se ha dado cuenta. La idea era que Colter empieza en un entorno en el que él se encuentre cómodo, su último recuerdo es en la cabina de su helicóptero a punto de estrellarse, porque es piloto. Entonces se imagina a sí mismo dentro de algo similar a la cabina de su helicóptero y, como aprendemos más adelante, es sólo una manifestación de su mente. Cuanto más comprende sobre lo que le ocurre vemos como su mente lo refleja en este entorno. Así vemos que se hace más grande literalmente, se expande y se convierte en algo que se parece a una celda de mazmorra medieval y si te fijas en esa ventana blanca, que es el parabrisas de su helicóptero, se convierte en una claraboya en la lejanía. Esta adquiere una forma muy característica, que es la misma de la ventana que vemos que tiene él delante, al final de la película, mientras se encuentra en la incubadora. Así que durante todo el tiempo, toda la información que siente en su cuerpo o que aprende en su mente por medio del código fuente lo incorpora dentro de ese entorno de la cápsula.

P: ¿Cómo se planificaron esos cambios en la cápsula?
R: Básicamente hicimos tres maquetas, estructuras diferentes. Las tres etapas básicas por las que pasa. Así que el paso de la primera a la segunda etapa se realiza en la oscuridad, solo se escucha. Ves que la cámara está cerca de él y se mueve de atrás a adelante y en ángulo, y eso es todo lo que puedes ver. Pero cuando volvemos a Colter el ambiente se hace más grande, aunque esto es algo de lo que la mayoría de la gente no se da cuenta. La siguiente es la más dramática, donde se percibe el cambio…

Duncan JonesP: ¿Y a nivel técnico como se logró expandir la cápsula?
R:
Jake se sienta delante de una pantalla verde, la cámara viene hacia él y rota a su alrededor. Ésta es una grabación en la pantalla verde y a continuación hacemos el mismo movimiento dentro de lo que es la cápsula grande; al igual que en la mediana y pequeña. Tras ello, mucho trabajo de postproducción para que se percibiera la transición de una a otra.

P: En cuanto a los secundarios, uno de los más interesantes es Michael Ardeen, ¿cómo se fraguó su participación?
R: Michael fue interesante. Hubo un casting con un proceso mucho más hollywoodiense que al que yo estoy acostumbrado. Me enviaron un DVD con 20 personas interpretando el mismo rol. Yo me encontraba en Montreal y ellos estaban haciendo casting en Los Ángeles. Y yo estaba buscando algo particular… había visto un documental que se llamaba El boy scout nuclear que te recomiendo encarecidamente que veas en Youtube, es gratis y es alucinante. El principal interés de este documental es la historia de un niño de 15 años que construye un reactor radiactivo en el patio de atrás de la casa de su madre; y cuando el gobierno llega y desaloja a los vecinos y a todo el mundo le preguntan: «¿Por qué lo has hecho?«. A lo que él les responde: «Porque podía«. El chico no tenía ningún sentido del bien o del mal. Lo que más asusta es que cuando ves el documental, te das cuenta de que él aún no lo comprende. Michael Ardeen, cuando estábamos viendo a varios actores, fue el que me dio la actuación que captaba algo de ese hombre, de la vida real, y que me hizo pensar: «Él ha encontrado algo que puede funcionar para mí«. Cuando vino a Montreal le dije: «Te enseñaré el documental«; lo estuvimos comentando y así ocurrió.

P: ¿Y el personaje de Vera Farmiga?
R: Sabía de antemano que era muy afortunado al trabajar con todos estos actores. Ella es una profesional increíble, sabe en cada momento donde se encuentra la cámara y como actuar para estar en encuadre todo el rato. Hablamos mucho sobre como el personaje de ella desarrolla un instinto maternal hacia el personaje de Colter. Creo que ahí fue donde ella comprendió lo que deseábamos hacer y los retos que suponía este papel. Ella no tenía otro actor delante con quien trabajar, solo una cámara delante de su cara y que no podía ignorar; aunque tenía que hacerlo. Y solo para hacer las cosas más difíciles para ella, le di este reto, su personaje nunca ve directamente a Colter solo lee el texto que se ve en la pantalla. Pero esto no lo sabe el público hasta el final. Así, en la película, vemos que echa miradas raras hacia abajo y que intrigan al público; pero que es fundamental para la relación con este personaje y el lugar donde se encuentra.


Traducción: JAVIER MORALES
Fotos: DANIEL LOBATO

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados