Jake Gyllenhaal: «Lo que más me gusta de actuar es estudiar el comportamiento humano»

Jake Gyllenhaal vuelve al género que le dio la fama diez años después de Donnie Darko y lo hace de la mano de uno de los cineastas con más proyección del panorama internacional, Duncan Jones. El actor, que ha estado de gira promocional de su última película, nos ha hecho un hueco en su agenda para charlar de Código Fuente y sus inquietudes como intérprete.

 

Jake GyllenhaalPregunta: Hace 10 años te diste a conocer con Donnie Darko, una historia de género donde se tocaban los viajes en el tiempo. 10 años después y ya convertido en una estrella, vuelves a protagonizar otra película sobre viajes en el tiempo. ¿Cómo crees que has cambiado en este tiempo?
Respuesta: Pienso que Donnie Darko fue una representación del cambio desde la infancia hacia la adolescencia y Código Fuente lo ha sido desde la adolescencia hacia el ser adulto. En ambas películas he encontrado diferentes cosas durante el camino que han sido muy significativas, en ellas he aprendido a seguir mi verdadero instinto. Pero también me siento como si me hubiera ido de casa y vuelto tras un tiempo, de vuelta a mis instintos a lo que amaba como parte de ello. He trabajado en diferentes géneros pero he vuelto a uno de los que amaba más profundamente.

P: ¿Qué crees que tienen en común Richard Kelly y Duncan Jones, aparte de debutar con unas propuestas tan arriesgadas (Donnie Darko y Moon?
R: Me gusta trabajar con todo tipo de gente, aprendo de todos ellos, pero en una historia como esta, y como en Donnie Darko, hay un sentimiento de descubrimiento mientras trabajamos, de lo que supone unirse al proceso de alguien y ayudarle en sus propios descubrimientos, así me sentí con Richard. Una verdadera sensación de igualdad, aunque en su trabajo ellos son los líderes, pero en ambos casos hubo una verdadera camaradería.

P: ¿Qué fue lo que te atrapó del guión?
R: El guión es muy similar a la película, lo que más me ha gustado es empezar en medio de la situación. Muchas veces encontramos al personaje al principio de la trama, pero de algún modo ésta te ubica en el medio de la situación y aunque ves que es el principio de algo, tú como espectador no tienes ni idea de quien es realmente; porque su identidad no es la que parece o la que dice ser.

Yo amo la escena, la parte visual, pero aun así el modo en que está escrito cuando tú lo ves, la puntualización, las mayúsculas y las pausas entre los párrafos… se mueve de un modo que sientes la tensión de la película, es un guión muy visual. También me encantan todas las preguntas que te hace, durante las primeras 10 páginas del guión me hice como unas 100 preguntas y me daba la impresión de ser más listo que yo, lo cual no es muy difícil (risas)… No, pero lo sentía más listo que yo y por tanto más listo que los espectadores, así que me enamoré de él.

P: ¿Cómo te involucraste tanto en el proyecto?
R: Estuve viendo con el productor diferentes guiones y éste lo encontré fascinante. La pura verdad es que no estaba completamente involucrado con la película, al menos no hasta que Duncan acepto hacerla. Los productores me preguntaron: «¿cuál sería tu director favorito para esta película?» Y les respondí que Duncan Jones sería increíble, casi en broma, porque pensaba que el jamás haría la película, y cuando el dijo que la haría pensé que era como el primero de Abril (día de los inocentes en EEUU). No fue hasta que él dijo que haría la película que no me sentí totalmente dentro.

Photocall Código Fuente

P: ¿Qué crees que aporta Duncan como director?
R: Lo más importante para mí es que al público le importen todos los personajes de la película. Por encima de todo, para mí, están los personajes, y es lo que creo que Duncan aporta a la película, especialmente a las de ciencia ficción, y es algo que no todos los directores son capaces de hacer, no son capaces de preocuparse por el personaje.

P: Tras la experiencia de estar tan involucrado en la película, ¿te ves como director en el futuro?
R: Yo empecé muy joven en este negocio y he tenido la oportunidad de aprender de mucha gente. He estado muy unido a los directores y productores y la respuesta es sí. Me encantaría involucrarme en películas, me gustaría involucrarme en diversos aspectos de la creación. Me gustaría ver el increíble trabajo que implica pero luego volver a lo que hago ahora, pero me encantaría ver como es, definitivamente.

P: ¿Cómo ha sido la preparación del personaje? Los sentidos tienen mucha importancia.
R: Para mí lo más importante son los sentidos, siempre trato de ser consciente de los sentidos del personaje y ahí es donde siempre trataba de mantenerme, porque siempre volvía a la cuestión: «¿Qué debería oler? ¿Qué debería saborear?» Mi primera reacción cuando leí el guión y cuando empezamos a rodar era imaginarme que habrían desayunado aquella mañana, ¿habría sido un café o un donut? Duncan y yo hablamos sobre la desorientación por la que pasaba mi personaje constantemente, así que llevaba en mi oreja siempre un auricular, por el que me ponían sonidos/canciones así que tenia música aleatoria en mi oído mientras una chica me hablaba, algo que no reconocía o que no había oído antes. Él (Duncan) cogió diferentes cosas para hacerme reaccionar y yo no escuchaba nada mientras la chica me hablaba, por lo que la sensación de desorientación fue total. Así que podemos decir que sí, los sentidos fueron mi modo de meterme dentro, siempre, y esto fue la clave.

P: El tener que enfrentarte a la misma escena una y otra vez con pequeñas variaciones habrá sido todo un reto ¿no?
R: Sí, fue un reto y me pareció muy interesante el guión; porque sabía que la transición del papel a la pantalla iba a ser donde esta película triunfaría o fracasaría. Nos dimos cuenta de que había una amenaza ahí. Al saber eso, que el único modo en que esta película funcionaria seria la variación, trabajamos muy duro en encontrar diferentes ángulos, perspectivas y formas de presentar la escena; diferentes intencionalidades. De hecho cada código fuente hace referencia a un tema diferente, casi como un capitulo en un libro y estaban todos organizados. Y cuando volvemos a ellos sabemos que este es el código fuente del romance, el de la desorientación… así que todos tienen su propio sabor.

Código Fuente P: Supongo que tendríais que tener muy en cuenta los posibles fallos de ‘racord’

R: Para todo el mundo menos para mí. Yo tuve la oportunidad de cambiar y de afectar a cada situación e incluso bromear. Fue muy divertido porque siempre podía coger la escena y manipularla e incluso variar las situaciones algunas veces.

P: La película, aparte de lo que cuenta en un primer término, tiene una lectura «más profunda» e incluso metafísica, ¿en tu día a día también buscas ir más allá de lo superficial?
R: Me cuesta tener una conversación que no te haga sentir que la otra persona, total o parcialmente, no tenga una pequeña alma (profundidad) en la conversación, algo más allá de lo que estamos haciendo en el momento. Así es como me siento en mi día a día y algunas veces esto molesta a la gente; pero es lo que amo de las películas también, la facultad de explorar esa parte de nosotros mismos que es más profunda que lo que está directamente delante nuestro.

Algo bueno de esta película es que nos permitía llegar ahí cada día y no seguir sólo las reglas que todos hemos aceptado y que nos ayudan a mantener nuestra cordura. Esto es lo que más me gusta de esta película, todas esas preguntas metafísicas que resultan ser más que eso, no sólo las preguntas o la parte superficial, sino la parte emocional, lo que te hace sentir, y como puede ser de confuso o perturbador… Y finalmente de un modo espiritual: liberador.

P: En este sentido, ¿cómo llevas lo de trabajar en Hollywood que desde fuera se muestra como un mundo muy frívolo y superficial?
R: Me preocupo muy profundamente por el trabajo que hago y muchas veces puede ser un proceso muy emocional, más de lo que lo debe ser para otras personas, pero también creo en el hecho de que hay diversos estados mentales y en que hay un espacio para la inspiración. Estoy muy interesado en la condición humana y en la forma de comportarse de la gente, que se comportan de modos muy diferentes: incluyéndome a mí mismo. Pero lo que me gusta de actuar, aunque sé que es un poco cliché, es que tienes la oportunidad de explorar todas estas cosas. Hay grandísimas personalidades (en Hollywood) aún en el caso de que no estés de acuerdo con ellas (risas) o en el modo en el que hacen películas o las opiniones que tienen. Pero aún así los encuentro increíblemente fascinante, y si fuera capaz de seguir haciéndolo me encantaría explorarlas todas, no sólo las que uso yo para ver el mundo.

P: Bueno, y ya para terminar de una forma más «superficial», si te tuvieras que enfrentar a una situación como la que se plantea en la película, ¿qué harías?
R: Me planteé muchas veces esta cuestión y creo que lo que ayuda al personaje a pasar toda la situación es que es piloto. Es mi trabajo de actor confiar en mis instintos, que unas veces funcionan y otras no, el capitán ha aprendido a confiar en los instrumentos y en sus conocimientos militares, entonces pienso que puede pasar por ello. Yo como actor, si estuviera en la situación la pasaría perfectamente, ya que ahora lo sé todo sobre el código fuente, quien está al mando y sabría que estoy bien jodido así que pensaría: «Ok, ¿qué puedo hacer ahora?«

 

Traducción: JAVIER MORALES
Fotos: DANIEL LOBATO

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados