José Manuel Carrasco: «Es nuestra responsabilidad hacer productos de calidad»

 

José Manuel CarrascoJosé Manuel Carrasco es el director de El diario de Carlota, su primer largometraje, basado en la novela El libro rojo de Carlota de Gemma Lienas. Lienas escribió este libro como un manual sobre sexo para chicas jóvenes que, además, tenía su contrapunto masculino en El diario rojo de Flanagan, de Andreu Martín y Jaume Ribera. Carrasco nos explica por qué adaptar uno y no otro, cómo se eligió el casting y cómo se planteó una de las tramas más complicadas de la historia de las adolescentes.

Pregunta: ¿Por qué Carlota y no Flanagan?
Respuesta: Eso mismo pregunté yo (risas). La verdad es que era un proyecto de la productora, una petición personal, tenía que ser Carlota. Además, de este modo las chicas son las que tienen el poder y eso es algo que me gusta, el poder femenino.

P: ¿Cómo fue el proceso de casting?
R: Para las protagonistas quería tres caras desconocidas, frescas, que se pudiesen identificar con lo que hay normalmente por la calle. Tardamos unos dos meses en tener el casting y en él vimos de todo… encontrar tres chicas que convenciese y que fuesen actrices fue difícil pero estamos muy contentos. Andrea Ros, la protagonista, me encantó la primera vez que la vi.

P: ¿Y con los chicos?
R: A David Castillo ya le había visto en Cachorro y me gustó desde pequeño, sabía que tenía que ser él, y con Maxi Iglesias tenía la idea de darle un giro a los típicos personajes que hace siemrpe y convertirle en un chico bonachón e inocente.

José Manuel CarrascoP: Tan bonachón e inocente que no se da cuenta de que el chico que juega al baloncesto con él es en realidad una de las protagonistas disfrazada para poder acercarse a él
R: Sí, eso fue difícil, porque Maxi no es el típico inocentón, y ella, Lydia Fairen es la chica más femenina que te puedes encontrar, así que no era fácil hacer que resultase creíble. Yo les di como referencia Con faldas y a lo loco. Si el espectador podía creerse que esos dos tíos tan feos podían pasar como mujeres ante Marylin Monroe era por ella, porque ella conseguía hacer que creyésemos que, en su inocencia, no se daba cuenta de lo que pasaba de verdad.

P: ¿Qué opinas de Mentiras y gordas y otros retratos de la juventud que no se parecen a El diario de Carlota?
R: Tanto Mentiras y gordas como Física o Química han conectado con el público, y eso es incuestionable. El público decide, y es soberano, y tal y como está todo creo que sin eso no se puede hacer nada. Es nuestra responsabilidad hacer productos de calidad para que la gente vaya al cine, y creo que Mentiras y gordas o Física o Química han abierto un poco el mercado para que El diaro de Carlota pueda estar aquí, aunque sea diferente, y eso es estupendo, que haya variedad. Ahora solo queda que el público elija qué prefiere. Yo he hecho la película que me hubiese gustado ver.

P: ¿Próximos proyectos?
R: Será un corto. Ahora mismo quiero hacer una gamberrada total. He aprendido mucho y he disfrutado pero ahora quiero sentirme libre, olvidarme de narrativa y de cánones, quiero hacer algo que me apetezca sin pensar en nada más, solo para disfrutar.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados