Paula Beer

Theresa von Eltz (4 Könige): «La industria del cine en Alemania está en un momento de catástrofe total»

Theresa von Eltz ha pasado por el recién terminado Festival de Gijón (FICX) para presentar su primer largometraje, 4 Könige. En él junta a un atípico grupo de adolescentes (entre quienes econtramos a Paula Beer, uno de los últimos descubrimientos del cine europeo) que deben pasar las fiestas navideñas en una clínica psiquiátrica. Sobre la película y la situación del cine alemán (según von Eltz no dista mucho de la nuestra), hablamos en esta entrevista.

 

Jella Haase

Jella Haase en ‘4 Könige’

 

Pregunta: ¿Cómo estás viviendo esta primera aventura por festivales?
Respuesta: Es una experiencia muy bonita, porque en ningún momento pensé que la película fuera a tener tan buena acogida. Es muy importante para mí que haya gustado a toda la gente que la ha visto y ya la han visto unas 500.000 personas. Estoy muy contenta.

 

P: ¿Cómo surge el proyecto?
R: La idea surge de una guionista amiga mía, con quien al final hice el proyecto, en el que tardamos cinco años. Conocimos al director de un psiquiátrico para adolescentes que nos contó como los padres dejaban a sus hijos durante las navidades en este tipo de instituciones porque querían vivir unas fiestas tranquilas y solos. Esto nos impresionó mucho y quisimos escribir sobre ello. Desarrollamos juntas todo el proyecto y llegamos al producto final que es la película.

 

P: Quería ir a ese tema, ¿por qué ambientarla en una época tan señalada como las navidades? Estás alejando a los personajes de sus familias y terminas creando otra con ellos en el centro.
R: Se dio así porque quería hacer una historia navideña que no fuera algo común, sino que fuera un grupo de adolescentes que a través de esta situación atípica crean una amistad y se van desarrollando los unos a los otros, sin la ayuda de nadie. Simplemente por la relación que surge entre ellos y crean un equipo. No es una historia típica, está claro que la navidad y la psiquiatría no pegan, pero es por ello que me pareció tan bonito e interesante.

 

P: ¿Qué te gustaría que sintiera el público cuando vea la película? ¿Con qué sensación quieres que salga el público de la sala?
R: He recibido reacciones muy numerosas y auténticas, y sobre todo emocionales. Esto es así porque la gente se ve reflejada en los acotres. El que hace del doctor Wolff (Clemens Schick) dijo que es una película que muestra el amor hacia lo diferente, hacia las personas que no son del todo normales, o no son las típicas personas, y es lo que yo pretendía hacer con ella.

 

Paula Beer

Paula Beer en ‘4 Könige’

 

P: Hablando de actores, ¿cómo enfocas el trabajo con ellos?
R: Tenemos una relación muy cercana. Los actores tienen que estar siempre en primer lugar, les doy el 100% de mi atención. Si me llamaban por la noche o tenían dudas sobre cómo tenían que actuar para mí era lo más importante, tiene que haber un trabajo muy estrecho con ellos.  Con el personaje de Timo (Jannis Niewöhner), por ejemplo, me centré en sus reacciones corporales, en que siempre estuviera muy atento y dispuesto a reaccionar corporalmente. Fedja (Moritz Leu) debía tener un miedo interno, no podía externalizarlo, y era muy difcícil porque el actor es muy salvaje y extrovertido, tenía que centrar esa energia hacia dentro. Con las chicas (Paula Beer y Jella Haase) fue algo parecido. Con actores tan jóvenes siempre tienen miedo por si lo están haciendo mal o bien, si pueden mostrar una emoción determinada… y está claro que con 40 personas en el set es difícil de llevar a cabo. Tienen que tener una confianza extrema en la historia y, además, estar muy concentrados. Hoy puedo decir que son muy amigos y se mantienen informados sobre todo lo que sucede con la película. Es muy curiosa la cercanía que tienen entre ellos.

Me parece muy bonito que los cuatro tenían la misma edad que los personajes, quizás un poco mayores. Pero ahora que han pasado dos años desde que la rodamos he visto una gran diferencia entre los dos momentos. Cogí a los actores justo en esa fase de adolescencia que era muy importante para la película y les he visto crecer como personas y como actores.

 

P: ¿Se ha quedado material fuera del corte final de la película?
R: Durante el periodo de montaje siempre hay cambios. Por ejemplo el inicio en el guion era diferente, quería empezar con Alex (Paula Beer), y saber mucho sobre ella, para luego entrar ya en la clínica. Pero durante la edición vimos que no encajaba porque los cuatro personajes eran muy importantes y era muy relevante que todos entraran rápido en escena. Aunque básicamente la idea del guion es la que ha terminado siendo la película.

 

P: Hablando ya de temas más generales, ¿cómo valoras la situación del cine alemán en la actualidad?
R: En general creo que la industria del cine en Alemania es una mierda y hay muchas comedias de género, lo que hace que para pequeñas películas como la mía sea dificil encontrar productores y gente que realmente quiera producirlas. Pienso que la industria está en un momento de catástrofe total. Espero que mejore y que la gente empiece a mostrar un mayor interés y que haya productores que luchen por pequeñas producciones que al final den mejores películas.

Está claro que hay ciertas películas que son buenas como Toni Erdmann, pero necesitamos una industria que no se centre solo en ganar dinero, sino una que luche por películas en las que el tema principal sea algo más complicado.

 

P: A nivel institucional, ¿el cine alemán está apoyado? ¿Tiene algún tipo de desgravación fiscal o subvenciones?
R: Hay ayudas estatales, una serie de apoyos financieros. Y luego cada Bundesländer -que son como nuestras comunidades autónomas- dan una serie de apoyos. Yo, por ejemplo, lo recibí de Hamburgo. También la televisión da apoyos,. Pero precisamente porque hay que dar tantos pasos la financiación dura tanto hasta que llega.

No es un buen sistema porque al fin y al cabo los productores no arriesgan, solo se arriesgan un 5% y eso no es nada. El 95% del riesgo lo tiene que asumir ese apoyo externo y para conseguirlo tenemos que luchar muy duro. Por eso hay muchas películas que no llegan a llevarse a cabo. Imagino que en todos lo países pasa lo mismo, pero en Alemania la situación está bastante mal.

Por eso creo que los festivales son tan importantes. Son el único lugar donde realmente tienes una libertad para enseñar y para contar las historias que son importantes. Hace poco estuve en China donde conocí a dos actores que tenían la proyección de una película sobrelos refugiados de Siria, pero son películas que no se llegan a mostrar porque no hay dinero, y es catastrófico que la situación sea así.


R: cccGuardar

Guardar

Guardar

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados