El Asombroso Spiderman: Matanza máxima

El Asombroso Spiderman. Matanza máxima: Kamikaze

El Asombroso Spiderman: Matanza máximaCoincidiendo con el estreno de Venom: Habrá matanza, Panini Cómics ha recuperado -dentro de la línea Marvel Héroes- la primera gran historia de Matanza como protagonista (debut a un lado) y que ha servido como fuente de inspiración de la película: Matanza máxima. Puro noventerismo (para bien y para mal) que vuelve a dar que hablar.

 

«¡J. Jonah Jameson no necesita pruebas!«

 

Matanza máxima puede dividirse en dos partes bien diferenciadas: una primera que sigue los acontecimientos con los que cerró El Asombroso Spiderman: El nacimiento de Matanza y otra que implica la esperadísima historia en la que Cletus Kasady siembra el caos en Nueva York. Es importante destacar esto, pues al arrancar in media res, en medio de una trama, El Asombroso Spiderman: Matanza máxima cojea como volumen independiente, haciéndose muy recomendable leer el tomo anterior para disponer de la información precisa.

 

Durante la primera parte los reaparecidos padres de Peter copan una buena parte de protagonismo, tanto por las interacciones con nuestro protagonista, como por las dudas de este respecto al relato que le han vendido para justificar su larga ausencia y presunta muerte años atrás. No deja de ser un argumento enrevesado, propio de una telenovela, pero hasta cierto punto funciona y mantiene el interés del lector. Lástima que la falta de un plan concreto o de rumbo hace que poco a poco la trama se vaya diluyendo hasta lo anecdótico, haciendo ver la improvisación que había al respecto. Con todo, deja interesantes momentos, sobre todo cuando toca a Mary Jane y tía May, quienes, a su manera, también deben lidiar con tremenda revelación. Hay también pequeños relatos, como uno concerniente al doctor Connors, que ofrecen interesantes reflexiones sobre una de las máximas de la colección: poder y responsabilidad, que merecerían ser reivindicadas más a menudo.

 

El Asombroso Spiderman: Matanza máxima

 

Aunque para improvisación, la que parece imperar en la macrosaga (consta de 14 partes, todas incluidas en este libro) que da título al volumen. Matanza máxima es como una carrera cuesta abajo y sin frenos. Por más que se dirija hacia el desastre, no puede parar; no sabe cómo parar. Capa y Puñal, Capitán América, Morbius, Carroña… la lista de invitados no puede ser más arbitraria, pero también es sintomática de la confección de la propia saga. Hay un momento en el que Matanza hace un discurso acerca del caos como objetivo vital, de su aversión a hacer planes… pues eso se puede aplicar a esta aventura. Muchas situaciones suceden porque sí, porque a alguien le ocurrió que sería divertido incluirlas. Y el resultado es una historia con mucho ruido, en la que contínuamente pasan cosas, pero sin una intención concreta.

 

Ahora bien, eso hay que reconocérselo, resulta una aventura muy entretenida. Si se hace una lectura desprejuiciada y conocedora de los excesos que habrá, llega a ser bastante divertida. Matanza y Grito (que debutó en estas páginas) jugando a las casitas, Eddie Brock quemándose en una hoguera, Spiderman robando en la casa de Los 4 Fantásticos… Matanza máxima va con todo, pidiendo cierta condescendencia por parte de quien la lee para su total disfrute.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados