Las Crónicas de Excálibur

Las Crónicas de Excálibur #1: Viejos y nuevos dioses

Crónicas de Excálibur«A este paso acabaré convertido en una doncella«

 

Hace poco os hablábamos de El Trono de Arcilla, esa maravilla que ya debería estar en vuestras estanterías y que nos trasladaba a los últimos tiempos de la Guerra de los Cien Años entre los Reinos de Francia e Inglaterra. Pues bien, hoy toca tratar un nuevo tomo de Yermo Ediciones que pasa un poco más de puntillas sobre la Historia para adentrarse en el terreno de la leyenda con Las Crónicas de Excálibur, un álbum que firman Jean-Luc Istin (guión) y Alain Brion (dibujo y color) y que podéis encontrar en vuestra librería más cercana desde febrero.

 

Istin, del que ya sabréis algo quienes hayáis leído su mucho más fantasiosa World War Wolves, vuelve sus ojos a la Leyenda Artúrica para relatarnos una historia a caballo entre los clásicos como Ivanhoe y los relatos de capa y espada modernos como las Crónicas de la Dragonlance (aunque con menos batiburrillo de razas). Además, el trasfondo histórico con el que el guionista juega va muy a favor de lo que se nos está contando, aportando solidez cuando el argumento corre peligro de diluirse y dotando al resultado global de una profundidad de la que hablaré más adelante.

 

«Acabaremos haciendo de ella una buena cristiana«

 

El escritor se remonta al primer portador de la mágica espada que da nombre al cómic, Uther Pendragón, para relatar su relación con su consejero, Merlín, y su lucha por la unificación de los reinos britanos. Así, la primera parte de esta Primera Crónica trata sobre la evolución del guerrero que busca convertirse en un verdadero rey y sobre los planes de Merlín y la dama Viviana para el futuro de los britanos y de la mitológica isla de Avalón. La segunda mitad versará más sobre los cambios que el asentamiento del cristianismo en los albores de la Edad Media supuso para los pueblos prerrománicos que habían sobrevivido a la «romanización» de Europa, pero para eso debemos hablar de esa profundidad que mencionaba antes.

 

Crónicas de Excálibur

Las Crónicas de Excálibur #1. Canto 1 – Pendragón

 

Y es que Istin aprovecha la historia que está contando para oponer las religiones celtas de culto a la naturaleza frente al expansivo cristianismo que ya en esa época unos cuantos comenzaron a utilizar en su propio beneficio al comprobar cuán poderoso era el control sobre las creencias y las tradiciones del pueblo y de sus dirigentes. La representación que Istin y Brion hacen de Jesucristo, silencioso observador (recordemos aquello del libre albedrío cristiano), es testigo de los avances que hace en la lejana Albión el obispo Patricio de Roma. Pero, aunque su presencia no es óbice para la de las distintas caras de la diosa que guía desde tiempos inmemoriales a los pueblos que han habitado la gran isla, sí lo es para las ambiciones y la frustración con que carga el representante de la Iglesia y así, como en tantas otras ocasiones, el prelado optará por barrer lo antiguo para implantar lo nuevo para así dominar a sus nuevos feligreses y apartar de su vista todo aquello que le incomoda.

 

«¿Alguno de vosotros tiene sangre de rey en sus venas britanas?«

 

¿Y qué le puede incomodar más al recto religioso? Pues el poder que ejercen las mujeres, representadas en las damas de Avalón, sobre los hombres de estos territorios. Para un hombre sediento de adoración y deseo, pero apartado de ellos mismos por su promesa y por su carácter sibilino, la presencia de las sensuales e inteligentes mujeres en los salones de los grandes señores britanos no es sólo un peligro para sus planes, sino un recordatorio constante de todo aquello que no puede poseer. Se genera aquí una profunda reflexión sobre las raíces más profundas de la profunda tradición misógina en la historia europea que va más allá de la religión y hunde sus brazos en el temor irracional por las diferencias y por el supuesto poder de éstas sobre el «sexo fuerte».

 

Las Crónicas de Excálibur

Las Crónicas de Excálibur #1. Canto 2 – Cernunnos

 

Pero Istin no nos está vendiendo una novela gráfica sesuda y sosegada. Las Crónicas de Excálibur contienen todo el belicismo envuelto en una fina capa de justificación pacifista que exigiría todo fan del Señor de los Anillos y nos presentan a una colección de personajes que, aunque los hayamos visto infinidad de veces, aparecen como nuevos ante nuestros ojos y nos conquistan con cada nueva victoria que celebran y derrota que sufren. El bravucón Uther y su progresión, el sabio Merlín y su curiosamente necesaria falta de infalibilidad, la aveces tierna, aveces arisca Morgana… Al pasar la última página del libro nos quedamos con ganas de saber más y más de ellos, sobre sus decisiones equivocadas y sus grandes victorias.

 

«No tengo nada que decir que no sepas ya«

 

Mucho os he hablado del guión de este álbum, pero que eso no os haga pensar que hago de menos el sensacional dibujo de Alain Brion (de quien podéis ver algunos otros trabajos por aquí). El dos veces galardonado en el Grand Prix de l’Imaginaire se supera a sí mismo en un cómic cuyo nivel visual lo convierte en una auténtica obra de arte. Sin ir más lejos las imágenes que ilustran este artículo son claros ejemplos de la inmensa variedad en la paleta del artista y en su capacidad para asombrarnos con el detalle a la vez que nos deslumbra con un paisaje arrebatador.

 

Las Crónicas de Excálibur

Las Crónicas de Excálibur #1. Canto 2 – Cernunnos

 

Yermo Ediciones vuelve a traer a nuestras librerías una auténtica joya del cómic europeo en una edición muy cuidada. Las Crónicas de Excálibur nos atrapa desde la primera y hasta la última página y nos permite soñar con un pasado no más dulce o heroico, pero sí más sencillo y mágico.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados