Las Crónicas de Excálibur #2

Las Crónicas de Excálibur #2: Guerra Fría por el recuerdo

Las Crónicas de Excálibur #2«Jesús me ha abandonado. ¡Ahora estoy solo!«

 

Ya está en nuestras manos el esperado segundo tomo de Las Crónicas de Excálibur. Tras una primera entrega sensacional tanto en el aspecto artístico (con un Alain Brion inspirado) como en la historia que pretendía contarnos Jean-Luc Istin, Yermo Ediciones se ha apresurado en poner en nuestras estanterías una segunda entrega que retoma la historia donde lo dejó la anterior y sigue ahondando en los últimos días de los mitos de la antigua Bretaña y en la llegada de los romanos y, con ellos, la cristianización de los últimos rincones de Europa.

 

Resuenan de nuevo tambores de guerra en este segundo tomo cuando Patricio toma la determinación de acabar con el demoníaco (a sus ojos) Avalón y, a su vez, los reyezuelos brítanos comienzan a ver reducido su número por la simple ley del más fuerte. Es el momento de que Luchar haga acto de presencia, un rey brutal, cruel y batallador que asume el sueño de alzarse con la codiciada Excálibur y unificar las islas bajo su mando. Y es que Istin y Brion poco a poco van calentando el ambiente con vistas a mostrarnos un tercer tomo (¿o será en el cuarto?) repleto de acción bélica al estilo celta.

 

«Sé reconocer cuando un hombre no está libre«

 

El Merlín que nos proponen estos autores, mucho más humano y (debido a ello) propenso a cometer errores, se debate en este número entre la necesidad de buscar y proteger al futuro rey de las islas y la súbita revelación de que Morgana sigue viva y los remordimientos que este conocimiento generará en el mago. Por el camino veremos también a los gigantes que siguen al astado Cernunnos y comprobaremos como ambos mundos, el de la fe católica y el sobrenatural anglosajón, se preparan para una batalla en la que el segundo tiene todas las de perder ante la voracidad asimilativa de la nueva religión que se extiende por el resto del mundo ‘civilizado’.

 

Las Crónicas de Excálibur #2

Las Crónicas de Excálibur #2

 

Por que esa ha sido desde siempre la principal virtud del cristianismo frente a otras religiones. Aparte de que el Imperio Romano contribuyera a su expansión y que la época colonial que siguió a la Edad Media produjo el salto de dicha religión más allá de mares y océanos, la propia adaptabilidad de la que comenzó siendo una secta del judaísmo fue el principal arma que se esgrimió cuando saltó más allá de las fronteras de la antigua Israel. Basta con comparar los cuatro Evangelios oficiales para entender cómo cada evangelista (décadas después de la muerte y resurrección de Cristo) escribió en función de la realidad que había vivido en su lugar de residencia o donde había ido a transmitir la Palabra de Dios. Así, hoy tenemos la Navidad en invierno en lugar de en primavera o verano (cuando debería haber sido cronológicamente) y el Carnaval o la Semana Santa, de igual manera, sustituyen a antiguas y en ocasiones demasiado arraigadas fiestas paganas. Las Crónicas de Excálibur embellecen el relato con las batallas por el trono de Britania, pero en el fondo nos presentan otro tipo de relato, igual de interesante pero mucho más reflexivo, acerca del establecimiento de la que es hoy una de las tres grandes religiones.

 

«Y que el Dios cristiano regrese al lugar del que vino«

 

Ya lo dice la propia gran Dama de Avalón: ‘Estoy convencida de que nuestras tradiciones y nuestros dioses sobrevivirán de una u otra forma‘. Ciertamente no se equivoca y hoy en día podemos ver aquí y allá desperdigadas mil muestras de que los mitos y las creencias previas a la expansión del catolicismo se mantienen con mayor o menor intensidad. Es otra de las características del cristianismo, la de permitir la existencia de otras creencias y tradiciones bajo el apartado de las supersticiones. Eso, claro, mientras dichas tradiciones no supongan un problema para el orden establecido, si lo supusieran pasarían al peligroso cajón de las herejías. Istin juega un poco con estos conceptos al sembrar en la mente de Patricio la necesidad de implantar su religión como una mera excusa, muy en el fondo de su corazón, para obtener venganza por la humillación a la que lo sometió Viviana.

 

Las Crónicas de Excálibur #2

Las Crónicas de Excálibur #2

 

Yermo nunca decepciona. La segunda entrega de Las Crónicas de Excálibur, pese a ser básicamente un tomo de transición, es tan buena o incluso mejor que la primera. Por su parte la editorial mantiene la excelente calidad de sus trabajos que convierten a cada tomo en un objeto digno de ser exhibido en una estantería. Lástima que debamos esperar tanto para la siguiente parte de la historia, pero bueno, todo sea por disfrutar del excelente de tándem que forman Istin y Brion en todo su esplendor.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados