Card Shark

Card Shark: Las cartas de la desesperación

Últimamente los juegos de cartas se han convertido en mi día a día. Empecé con Inscryption, seguí con Slay the Spire y ahora, después de haber quemado esos juegos, llega a mis manos Card Shark. Card Shark es un juego que va sobre cartas, pero no al estilo que tienen los otros dos. Es un juego sobre hacer trampas y trucos con las cartas mientras se cuenta de fondo una historia sobre Francia y sobre una conspiración. Todo eso unido hace un juego muy interesante; pero un juego que no es para todos, pues el nivel de dificultad al que nos somete Card Shark es una auténtica locura. Card Shark es una forma diferente de contar una historia, de contar algo con un videojuego y sus mecánicas. Cada nueva misión es un nuevo truco que aprender, un nuevo truco que memorizar y un nuevo truco que tienes que saber ejecutar a la perfección si quieres seguir adelante. Card Shark es, posiblemente, el juego más difícil al que me he enfrentado este año, pero también uno de los que más ha conseguido mantenerme enganchado.

 

Card Shark

 

Lo primero que llama la atención son las diferentes advertencias que te ponen sobre aviso, que hacen a la vez de información sobre el juego; después, su diseño artístico -que es una cosa realmente preciosa. El diseño artístico elegido para los momentos en los que movemos al personaje, parecen marionetas que se mueven de una manera algo torpe, pero cuando entramos en el modo de las cartas, parecen lienzos pintados. Esto es algo que entra por los ojos, llama mucho la atención y hace que el juego ya sea distinto a otros. Este diseño casa perfectamente con la época que nos está contando y le da un aura como de cuento. En el mundo nos movemos solo en horizontal, pues aquí lo importante son las partidas de cartas. Y la elección de esas partidas las haremos en un mapa muy simple donde únicamente veremos las misiones que tenemos y su dificultad, dictaminada por el monto de la apuesta inicial a la que seremos sometidos. Los diálogos son ingeniosos y la interacción entre las partidas de cartas funciona muy bien.

 

Card Shark

 

Pero lo que realmente llama la atención son las propias partidas de cartas. Y no voy a engañar a nadie cuanto digo que ha sido el juego que más me ha desesperado, que más me ha hecho comerme la cabeza y sacar un bloc de notas para apuntar cosas. Son tantas las cosas que memorizar, las cosas que hacer y los gestos que intuir, que si no tienes una ayuda externa puedes acabar realmente perdido. Y es que aunque Card Shark tenga una especie de “modo fácil”, la dificultad de las partidas va en aumento. No solo porque tengas que estar pendiente a muchas cosas, sino porque dado un momento, tendrás que jugar con dos barajas, intentar que no se repitan cartas, cortar de manera precisa y saber elegir bien la posición de las cartas para ganar la partida. Y creedme, si no tenéis una ayuda externa para algunos de los juegos es muy complicado hacerlo, porque exige mucha velocidad, mucha memoria y no mezclar unos trucos con otros. Es quizás el punto más complicado de analizar, pero que un juego sea difícil no es nada malo, sino una ayuda para hacer que uno mejore como jugador, pero para algunos será un impedimento que los eche para atrás.

 

Card Shark

 

Card Shark es un gran juego. Es un juego diferente, único y que tiene un apartado artístico especial. Su dificultad lo hace todavía más único, aunque eso pueda hacer que más de un jugador decida echarse para atrás. Engañar en las cartas dentro del juego, es muy divertido, pero seguramente muchos acaben tirándose de los pelos por la precisión y exigencia que pide el juego. Si os van los retos, dadle duro, porque es un juego que os tendrá con la tensión y la concentración disparada.

 

Analizada la versión de Steam.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *