One More Gate: A Wakfu Legend

Probamos la demo de ‘One More Gate. A Wakfu Legend’

Llevo bastante tiempo enganchando a los juegos de cartas. No juegos de cartas como tal, sino juegos donde utilizamos las cartas como herramientas para atacar, defender o usar acciones especiales. La gran viciada la he tenido con Slay the Spire, que, gracias a PS Plus, tuve la oportunidad de probar, y he estado muchas horas para poder sacar adelante el juego. Slay the Spire me ha tenido muy enganchado, entonces cuando tuve la oportunidad de probar la demo de One More Gate: A Wakfu Legend ni me lo pensé. El juego es básicamente Slay the Spire pero en lugar de un mapa simple, el juego se desarrolla en un escenario 2D con personajes 2D con animaciones realmente buenas. One More Gate: A Wakfu Legend consigue enganchar por su simpleza y por ir al grano. Es un juego no someterá al jugador a algo realmente intenso, pero si que conseguirá mantenerle atento a todo lo que acontece en pantalla.

 

One More Gate: A Wakfu Legend

 

One More Gate: A Wakfu Legend tiene una estética muy de dibujo animado. Es una estética que consigue que el jugador no sienta estrés o note que la cosa va a ser difícil. Los enemigos, a los que te puedes enfrentar en la demo, con pequeños animales que andan locos por las diferentes zonas del mapa. Este mapa, una vez que hemos terminado la lucha, nos da a elegir dos caminos, muchos de ellos son peleas, pero en otros elegimos si queremos luchar o intentar conseguir cosas especiales. Es algo que muchos roguelike han ido haciendo en los últimos años, entre los que recuerdo con mucho cariño Hades. En esos caminos especiales podemos escoger cartas nuevas, comprar cosas o mejorar alguna carta de nuestro mazo. Y eso ayuda mucho, pero al final muchas únicamente son mejoras que no ayudan demasiado.

 

One More Gate: A Wakfu Legend

 

Y es que el problema que veo, de primeras es en los combates. En un juego donde te puedes enfrentar, fácilmente, a tres enemigos y tu siendo únicamente uno, no puede obligarte a dar siempre al primero de la fila de enemigos. Y es que durante las partidas intente, por todos los medios, ver si había alguna forma de elegir al enemigo que quería atacar. Porque en momentos críticos, cuando el primer enemigo se va a defender, el segundo te quiere atacar y el tercero va a beneficiar al resto, lo que quieres es pegar al que te va a atacar por si consigues matarlo antes de que te quite más vida. Pero no puedes. Es más, en las cartas, después me fijé, tienes a la cantidad de enemigos a los que vas a atacar. Y todas son de un enemigo. Y es que, a medida que vas avanzando, los enemigos son más fuertes y solo quieres la forma de evitar que te maten en una encerrona de cuatro enemigos. Es quizás el mayor error que he visto en el juego, porque el resto de este está bastante conseguido, es divertido y puede haber un gran juego. Pero estas cosas en el combate hacen que pierda algo de puntos.

 

One More Gate: A Wakfu Legend

 

Y lo cierto es que la demo está muy bien, se hace incluso corta, pero frustra mucho lo del combate. Aun así, One More Gate: A Wakfu Legend tiene potencial para codearse con los grandes juegos que tienen este sistema de juego. Recuerda mucho a Slay the Spire e Inscryption, pero debería mejorar mucho ciertos aspectos, entre ellos, como he dicho, algo del combate, porque el resto cumple con creces.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *