Wonder Woman

Wonder Woman #4: La familia crece

Wonder Woman #4El cuarto volumen de la amazona más famosa del cómic es especial por dos motivos: incluye el número cero de la renovada colección y presenta en sociedad a Orión, el primero de los Nuevos Dioses que se deja caer en el nuDC.

 

El tomo arranca con un número cero un tanto peculiar, que siguiendo el espíritu de la serie, se aleja de lo ofrecido por otras colecciones. Así, ni nos encontramos con un origen propiamente dicho, ni con una historia que conecte de lleno con la situación actual de la mujer maravilla. Se trata de un relato emancipado de la trama principal, que ahonda en el carácter aguerrido e independiente de una Diana de Themyscira que apenas ha alcanzado la pubertad. Azzarello hace gala de un estimulante sentido del humor en la presentación de esta aventura, oscureciendo el tono a medida que vamos avanzando. Con la inestimable ayuda del genial Cliff Chiang a los lápices, el guionista construye un relato iniciático, un viaje que pone a Wonder Woman en la senda de la madurez y que marcará su futuro.

 

Tras este excelente impasse, retomamos la trama principal con un nuevo arco argumental, continuación directa del que ha ocupado los tres volúmenes anteriores y que lleva la acción a inhóspitos lugares como la Antártida y desérticas zonas de Libia en los que conocemos a nuevos miembros de la divina familia, o al estupendo piso de Diana en pleno Manhattan, ahora hogar improvisado de Zola y Hera. Sin olvidarnos, claro está, del Olimpo, hogar de los mundanos dioses. Con el dibujo que va haciendo el guionista de los distintos actores, resultaría un ejercicio muy interesante imaginarse a la cada vez más grande y retorcida familia posando para una foto. Una «última cena» en la que la amazona no podría fiarse ni de su sombra. Las traiciones y rencores siguen a la orden del día en la ajetreada vida de la protagonista.

 

En este cuarto tomo Brian Azzarello va tejiendo las bases del nuevo arco (incluyendo la presentación de un nuevo personaje que da un nuevo sentido a las profecías que los oráculos revelaban a Apolo en el primer volumen), potenciando a su vez los conflictos familiares y el sentido del humor de la colección (el giro que experimenta la relación entre Hera y Zola promete dar muchísimo juego en adelante). No faltan las escenas en las que nuestra amada heroína desenvaina su espada, pero la acción queda relegada a un segundo plano. Este es un cómic de aventuras de corte clásico y marca distancias con cualquier relato superheroico. Wonder Woman no acepta injerencias de nadie salvo de la familia.

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados