Manuela Burló: «La gente piensa que las mujeres hacen películas sólo para mujeres»

El año pasado visitó Málaga con un encargo, aquél que se llamaba Cómo sobrevivir a una despedida. Ahora ha venido con un proyecto suyo, propio, hecho con corazón. Manuela Burló llevaba a sección oficial Rumbos, su segundo largometraje y con guión de su propia cosecha. El argumento habla de una serie de historias cruzadas en una noche de verano en Barcelona. En su visita al certamen nos habló sobre este proyecto tan personal.

 

P: Vuelves por año consecutivo a Málaga. Ahora que traes un proyecto personal ¿Te sientes una directora novel?
R: Esa es una buena pregunta porque siento que esta es mi primera película, porque se gestó antes que la otra. Yo la escribí en el 2008, e iba a debutar con esta. Pero se cruzó la otra, de la que aprendí mucho, pero sí que es verdad que ésta se asemeja más a mi universo personal. La gente que me ha podido seguir en el mundo del corto, como Pipas o Camas lo comprobará.

 

P: ¿Cómo es dirigir tantas historias diferentes que convergen en una misma película?
R:  En el rodaje no es tan complicado como hilarlo en un guión. La creación de este guión que es un puzzle y que son historias que todas confluyen, y que el planteamiento de la película es que no sabes quién es quién hasta que avanzas al final, y ves los vínculos de todos, me sedujo de una manera muy natural: esta película parte de las madrugadas de verano en las que, al no beber alcohol, puedo coger mi moto. Y siempre cuando me recogía tarde después de estar con colegas a las 4 de la madrugada me paraba en semáforos, y observaba a los vehículos de mi alrededor: veía a una chica hablando con el taxista, una señora en un autobús,…Gente muy dispar en vehículos muy dispares; me encantaría haberme podido colar y saber de qué habla esta gente y yo en mi cabeza le daba voz, imaginándome las conversaciones.

 

manuela-burlo-rumbos-karra-elejalde

 

 

P: En el guión se percibe mucho desencanto, pero también mucha ternura a la vez. ¿Cómo se logra eso?
R: Desde la parte en la que cuando tú formas un personaje, nunca tienes que juzgarlo. No hay ni buenos ni malos, hay circunstancias en la vida que te posicionan en un lugar, y está por ejemplo el elemento de la cobardía. Hay mucha gente que no sabe romper con su pareja, y en el caso de los personajes que son abandonados aquí, los quería llenar de autenticidad, de verdad, sin juzgarles, siendo vulnerables y diciendo «este es él o ella» para que fueran cercanos, independientemente de que estuvieran en una lado u otro. Esto lo he trabajado mucho en la escritura. Posteriormente la elección del casting, que ese físico ayude a caracterizar el personaje que he escrito, y con la dirección de actores, claro.

 

P: Tres mujeres en Sección Oficial, aunque todavía parece que hay serias diferencias…
R: Lamentablemente sí. No hay que ir tal lejos para verlo. En la oficial en Málaga hemos sido tres mujeres. Si vemos el equipo técnico, directoras de fotografía no hay ninguna en la sección. Hay todavía cargos en los que todavía debemos hacer más ruido. Porque las hay. La gente piensa que cuando eres mujer y haces una película la haces sólo para mujeres y no es así. En Rumbos hablo de la soledad del hombre, de la desesperación, de la ruptura, de la fascinación, etc. Hablo desde el punto de vista de una mirada masculina y soy una mujer. Al igual que muchos hombres han descrito a mujeres en el cine. No entiendo esto y hago mucho hincapié porque creen que hacemos películas pare mujeres. Y no es así. La única forma que no parezca de mujeres, es hacer una peli de guerra.

 

manuela-burlo-rumbos-nora-navas

 

 

P: ¿Y cómo les transmitiste a los actores esa pasión?
R: Hice una lectura dramatizada primero, aunque he de decir que a ellos les gustó tanto el guión que dijeron que sí rápidamente. Creo que el argumento de la película, los personajes están tan dibujados que fue muy fácil meterse en ellos. Hablamos un poco sobre de dónde vienen, a dónde van, qué les suceden en estos momentos de sus vidas, y a partir de allí empezaron a crear.

 

P: Y después de historias más duras ¿No tienes ganas de una comedia?
R: Tampoco creo que sea un drama. Para mí es una tragicomedia: en algunos momentos tiene risa y en otros te congela la sonrisa. Carmen Machi por ejemplo narra un momento muy duro. En realidad no defino lo que cuento. Nunca pienso cuando escribo que voy hacer un drama, una comedia. Casi siempre me salen temáticas intermedias. De hecho en Cómo sobrevivir… el guión no era mío. Me vino como un proyecto armado: una película sin mayor pretensión que entretener con coca-cola y palomitas para adolescentes. En esta se asemeja a mis cortos porque todo es agridulce. La gente ha podido verlos y aparentemente se está riendo pero en el fondo piensas lo nocivo que es esa carencia cultural.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados