Zoe Berriatua

Zoe Berriatua: «El cine español está enfermo»

Empezar de cero como director en este país es difícil. En la Sección Oficial del Festival de Málaga hay varios ejemplos, como Zoe Berriatua que ha estado años intentando sacar adelante Los héroes del mal. Además quería ser fiel a la naturaleza del proyecto y no redimirse a lo que pide el gran público. De su historia y del cine español “enfermo” habló en Málaga.

 

Zoe Berriatua

 

P: ¿Cuánto hay de Zoe en esta película?
R:
Hay mucho Zoe en esta película. Es un collage de experiencias autobiográficas, no necesariamente mías, hay algunas y yo lo he magnificado introduciendo elementos como el crimen o la muerte, pero sí que la base es real. Esta es un película sobre adolescentes, sobre el tránsito doloroso de la niñez a la madurez y cómo tres adolescentes se pierden en este viaje tan difícil, en el cual lo aprenden todo a lo bestia, tal vez por casualidad o por su carácter. Ellos hacen un trío para descubrir el sexo, roban, para defenderse de sus maltratados ejercen la violencia y ésta les gusta demasiado y se pierden por completo. Yo creo que todos en mayor o menor medida hemos pasado por esa adolescencia en la cual ni siquiera ahora como adultos podemos tener la certeza de cómo funcionan nuestras vidas. Cuando eres adolescente, estás sumido en el absoluto desamparo. Y es la síntesis del alama de la película. No solamente con la violencia o la moralidad de ejercer el bien o el mal, sino con todo el amor, el desamor, de todo eso que no responde a sus expectativas de cómo tendría que ser un adulto.

 

P: La adolescencia es una etapa difícil, pero hay un halo pesimista ¿Lo tenías desde el inicio esta idea de poner esta oscuridad?
R: Sí, siempre. La historia siempre tuvo ese final y ese principio. La estructura siempre se mantuvo estos diez años de retoques de guion, porque lo importante para mí al terminarla así, no estoy diciendo si él es inocente o culpable. No quiero hacer un drama en el cual lo interesante sea la intensidad dramática. Estoy intentando enfocar sobre el acto moral, sobre hasta qué punto es legítimo emplear la violencia como forma de hacer justicia. Podría compartir tema con una película sobre la pena de muerte; en este caso son unos adolescentes desprovistos de todo tipo de experiencia y de amparo legal intentan administrar el mal para defenderse y para defender el bien. Se equivocan al inicio y después el protagonista se equivoca también cuando intenta protegerse de su amigo. A mí me interesa llevar al espectador conmigo en este viaje para que se posicione inicialmente en qué interesante o que positivo es dar estas palizas para ganar esa libertad y esa felicidad. Y vas con ellos. Yo deseo que den esa paliza al malo y que roben, porque significa tanto para ellos y tan poco para la gente a la que roban…

Pero efectivamente esto tiene sus consecuencias, que a uno se le va de las manos y se vuelve loco, pero luego cuando intentan ejercer otra vez el mal, esto es lo que realmente incide la película. Para esta película no podría ser de otra manera. Yo estoy harto de que el cine español esté enfermo de hacer películas de temática social para ganar subvenciones del ICAA pero descafeinadas para todos los públicos, que las pueda ver la abuela, el niño y la madre. No podemos hacer un cine esclavo de los motivos de financiación.

 

Los héroes del mal

 

P: Como ves la situación de cine en España, en la que un director novel tarde tanto en llevar a cabo un proyecto ¿Qué se debería hacer?
R: Si hemos tardado tanto en producir nuestras películas, en conseguir el dinero y en mi caso no conseguirlo para dedicarme a rodarlo sin dinero y enseñar a Alex (de la Iglesia) el primer metraje para que él apueste por mí como director. Es precisamente este cine enfermo que empezó hace treinta años con Pilar Miró cuando empezaron las subvenciones en este país. Es muy complicado sacar una película adelante cuando no hay un orden legal para que las películas se produzcan como meritocracia. No importa que la película sea tan buena o tan mala siempre que cumpla. Nadie piensa que produzca una mala película, pero los productores se desorientan pensando solamente en los motivos de financiación. Están pensando en vendérsela a uno y otro y se olvidan por completo de hacer buenas películas. Y da igual porque si hacen buenas, no sobrevivirán, porque no habrá cuota de pantalla porque nadie las va a ver. No van a aguantar en los cines suficiente como para que exista el boca a boca. Conclusión: a nadie le importa tanto como debería hacer una buena película porque si se arriesga un productor va a fracasar,  va a tener tantas dificultades que hacer una buena película no es síntoma de que vayas a tener éxito, con lo cual al final sobreviven y salen adelante los zafios y los productores vocacionales se extinguen. Hace falta que exista un incentivo fiscal para que el cine de aquí deje de estar enfermo de mediocridad.

 

P: Estás en el Festival de Málaga cumpliendo tu sueño ¿Cómo te sientes?
R: Estar en Málaga es el sueño obsceno que yo pude tener cuando empecé la película sin ningún medio o cuando la escribí. Nunca hubiera imaginado que Alex de la Iglesia viniera a producirme. He conseguido hacer la película que yo quería ver, no la que los motivos de financiación me hubieran obligado a hacer. No he tenido que cambiar el final como me pedían otros productores. La película es tan dura porque yo quería que fuera dura. Creo que la película tiene una integridad por el tema que necesita tener. Pero he querido ser elegante, no ser obsceno con la secuencia de sexo ni de cebarme con la violencia. Yo no creo que sea excesiva en ello, sino que es coherente e íntegra con la película que tiene que ser.

 

P: ¿Tienes ganas de seguir escribiendo?
R: Yo tengo muchos proyectos metidos en el bolsillo. Llevo años escribiendo proyectos e intentando levantarlos y ahora mismo con el apoyo de Alex me siento como si hubiera liberado un virus de la gripe en una guardería. Me siento feliz porque estamos intentando sacar otra película, vamos a pedir ayudas de ICAA, Karra Elejalde está deseando hacer el papel protagonista, está ya escrito y tengo muchos proyectos que estoy deseando sacar adelante.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados