Max Irons

Max Irons: «‘Cóndor’ explora la seguridad: Lo que estamos dispuestos ignorar para garantizar esa seguridad»

Max IronsBasada en la novela Seis días del Cóndor de James Grady y la película de Sydney Pollack Los tres días Del Cóndor, Calle 13 estrena en nuestro país la serie Cóndor, que centra su atención en un joven analista de la CIA, quien tropieza sin querer con una conspiración que hunde sus garras en el seno del gobierno y la propia organización. En el reparto encontramos nombres como los de William Hurt, Mira Sorvino, Brendan Fraser o Max Irons, el principal protagonista de esta ficción y con quien hemos tenido la oportunidad de charlar acerca de su trabajo.

En esta conversación hablamos de los aportes de Cóndor respecto a sus fuentes de inspiración, los elementos que la hacen diferente respecto a otras producciones del mismo género y la correspondencia que se da entre esta ficción y la realidad.

 

Pregunta: ¿Qué aporta Cóndor a la película de Sydney Pollack y a la novela original?
Respuesta: Creo que lo que hace maravillosa a la película es la sensación de paranoia que provoca. Plantea muchas preguntas, no da la respuesta, creo que es particularmente apropiado para la época. Nixon y el Watergate aparecieron poco después de que la película saliera, y existía la noción entre el pueblo de que quizás el gobierno no estaba actuando a favor de nuestros intereses. Cóndor explora el mismo territorio de una manera actualizada: terrorismo en lugar de la Guerra Fría. Pero esto te permite explorar la ideología de los personajes individuales, lo que les motiva. Y exploraron con un poco más de detalle. Creo que es el principal aporte de la serie. También se preocupa de tener tiempo para plantear muchas preguntas. Una de las de las preguntas más importantes que se hace es que en el mundo desarrollado tenemos ciertos lujos, principalmente seguridad, recursos, gasolina, comida… pero a menudo nos alejamos de las desagradables realidades de cómo conseguimos esas cosas. Tenemos gasolina barata a causa de las guerras en Oriente Medio, a la comida se le echan pesticidas muy agresivos… La tecnología móvil es muy conveniente, pero cada pequeña cosa sobre nosotros está ahora disponible para el gobierno, los organismos no avisan de si al usarlos vamos a quedar comprometidos y mucha gente no es consciente… así lo creo. Cóndor sobretodo explora la seguridad: Lo que estamos dispuestos ignorar para garantizar esa seguridad. Y luego creo que es ruido, no debemos apartarnos de estas cosas, debemos investigarlas y hacer que nuestro gobierno sea responsable.

 

P: A diferencia de la película, en la serie ya se da mucha información y pistas sobre las motivaciones de los «malos» desde el principio. ¿Crees que esto ayuda a que el espectador pueda sumergirse más en la serie?
R: No estoy de acuerdo que se de toda. Creo que partimos del porqué de algunas motivaciones, pero los detalles pequeños los descubrimos más tarde. Pero sí, creo que ayuda porque creo que es una lectura interesante de lo que vemos, como con Trump y el Brexit en mi páis, donde la gente tiene sus propios puntos de vista y sin importar las evidencias, los argumentos o lo que vean a su alrededor, sus puntos de vista sobre la política a menudo permanecen exactamente en el mismo sitio, lo que es extraño. Creo que en Cóndor examinamos los principios de la gente viendo cómo cambian o no, cómo interactúan entre ellos, es interesante.

 

Max Irons

 

P: La serie, tal como plantea los temas, es muy actual. ¿Esa relación con el mundo en el que vivimos fue algo que se buscó desde el primer momento?
R: No, para nada. Es pura coincidencia. Dicho eso, estas cosas que hacen que la serie sea relevante, ciertamente han estado pasando durante los últimos 10 o 15 años. Muchos de los eventos más agresivos ocurridos tanto fuera como dentro de EEUU, comenzaron a ocurrir durante la etapa Bush y lo que Edward Snowden reveló al mundo llevaba ocurriendo desde hacía mucho tiempo. Es por ello que muchas de esas cosas ya habían ocurrido cuando llegó la serie. Me consta que en la segunda temporada hay guionistas que están haciendo un esfuerzo por construir una realidad paralela a la que existe ahora, porque la política y los eventos globales se mueven muy rápido. Cada día ocurren cosas tan importantes que intentar mantener el ritmo es imposible.

 

P: Uno de los aspectos más interesantes de la serie es que tu personaje, Joe Turner, huye del arquetipo de héroe de acción que solemos tener todos en mente. No tiene un adiestramiento militar fuerte, es un tipo con el que podemos identificarnos, muchas veces elige correr como opción para sortear alguna situación…
R: Sí, él corre y mucho, pero de nuevo vuelvo a Edward Snowden, para mí es una de las personas más fascinantes que hay. Trabajó para varias agencias gubernamentales, tiene el ingenio muy afilado, e incluso él admitió que teniendo todas sus habilidades, no fue capaz de esconderse cuando ocurrió lo de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) o lo del FSB (Servicio Federal de Seguridad). Así que creo que Joe Turner reconoce este hecho y realmente correr es una de las pocas opciones que tiene a su disposición, correr y esconderse y luego hacerlo lo mejor que pueda. Así que creo que es un retrato más honesto. Quiero decir que ¿Vas a enfrentarte al gobierno tú solo? No vas a durar mucho. Creo que su motivación es obtener la verdad y mantenerse con vida mientras lo hace, incluso si eso significa esconderse debajo de un escritorio.

 

Max Irons y Katherine Cunningham

 

P: ¿Qué se va a encontrar el público en la serie? ¿Qué puede ofrecer Cóndor habiendo tanta oferta como hay?
R: A mí… (ríe) no, es broma. Creo que es particularmente buena porque, como has dicho, da un paso en una dirección diferente respecto a la mayoría de los thrillers políticos tradicionales. Se lo toma con calma, plantea muchas cuestiones relevantes sobre la mejor manera de movernos en el mundo en el que vivimos, en términos de saber cómo de oponer una resistencia significativa, incluso si es una resistencia mental tomando decisiones conscientes y elecciones sobre cómo vivir nuestras vidas, no siempre las más convenientes, no siempre las más sencillas… tomando decisiones conscientes. Quizás analizando las noticias, yendo más allá de los que se nos cuenta, sobre todo si llegan de grandes corporaciones de información. Analizarlas e intentar encontrar la verdad que se esconde tras ellas. Creo que hay algunas razones.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados