Jujutsu Kaisen #3

Jujutsu Kaisen #3: ¡Descomplícate!

Jujutsu Kaisen #3«No hay nada de malo en no perdonar a las personas«

 

Avanza la trama, pero no parece que la lectura de Jujutsu Kaisen sea más sencilla. Si acaso, con Yûji Itadori manteniendo un perfil bajo (más de cara a sus maestros que frente a las maldiciones que él pretende combatir), Gege Akutami ha aprovechado para profundizar en el resto de personajes de la serie y dotar sus tramas de mayor complejidad, con lo que ello supone para un manga que no peca precisamente de sencillo. Me sigue pareciendo que la lectura de este cómic puede hacerse un tanto cuesta arriba si uno se espera un shonen al uso, pero le voy cogiendo el tranquillo a su peculiar humor y me comienzan a enganchar las dos o tres tramas que discurren bajo la superficie de lo que leemos en cada nueva entrega de Norma Editorial.

 

Nos quedábamos en el número anterior con la reunión entre las escuelas de Tokio y Kioto para encontrarnos en este Jujutsu Kaisen #3 con que, lejos de iniciarse una nueva saga, este encuentro sólo sirve para presentar a unos cuantos personajes más y para que Satoru Gojô siga poniendo las cartas sobre la mesa ante sus superiores y su supuesta inacción. De ahí saltamos a, ahora sí, una nueva saga en la que vamos a conocer a un nuevo villano y volvemos a interesarnos por el protagonista de esta historia de magia y maleficios. Con esta nueva trama, además, parece que llegan los primeros power-ups de la serie, que no dejan de ser una manera de comenzar a hacernos ver cómo van a funcionar los poderes de Itadori (spoiler, me recuerdan MUCHO a los de Ichigo, el protagonista de Bleach).

 

«Es la forma del cuerpo la que depende de la forma del alma«

 

También se profundiza un poco más en el origen de las maldiciones de mayor rango y, de nuevo, me encuentro con que ya existe un manga actualmente en publicación con una temática similar para los villanos: Chainsaw Man. La cosa es que con sólo nueve meses de diferencia entre que comenzó el de Akutami (marzo de 2018) y que hizo lo propio el de Tatsuki Fujimoto (diciembre del mismo año) resulta bastante improbable que una serie se basara en la otra y hay que ir a buscar esta coincidencia (que no es total, pero sí algo llamativa) al hecho de que hay cierto número de miedos, ansiedades y otra serie de emociones intensas que están cobrando tal fuerza en una sociedad en la que ya se gobierna y se legisla desde las emociones en lugar desde la razón, que es normal que algunos autores terminen por ponerles rostro y las conviertan en un enemigo a batir. Chainsaw Man pivota en torno al miedo de los seres humanos hacia infinidad de cosas y Jujutsu Kaisen, por el contrario, se centra en los malos pensamientos de la gente y en el efecto que estos tienen sobre conceptos universales como la tierra, la vida o la propia humanidad.

 

Jujutsu Kaisen #3

Jujutsu Kaisen #3

 

Termina este tomo con el comienzo de una batalla que se adivina dramática y triste porque, acabe como acabe, va a significar una gran pérdida para uno o para los dos contendientes. Con toda su complejidad y sus poco claras explicaciones, lo cierto es que este manga tiene un toque de carisma que me lleva a seguir apostando por él número a número. Sobre todo cuando uno se pone a rascar bajo la superficie y se encuentra con que su autor está hablando sobre temas que nos interesan a todos, aunque los disfrace de temas tan coloridos como los de las maldiciones. Además, esta nueva corriente de shonen manga que se sitúan en el límite entre lo visualmente aceptable por adolescentes y el clásico seinen me provoca mucho interés. Puede ser sólo una moda pasajera, sí, pero también puede que estemos asistiendo a un cambio de paradigma ocasionado por el cambio generacional tanto en los lectores como en los autores de la principal editorial de manga.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados