Jujutsu Kaisen #4

Jujutsu Kaisen #4: Soy un boomer

Jujutsu Kaisen #4«Hasta ahora había pensado que todas las palabras que habían salido de mi boca eran ciertas«

 

Lo he intentado. Os juro que lo he intentado. Pero no puedo con Jujutsu Kaisen. No puedo con su (falta de) estructura, con su humor a contrapelo y su innecesaria complejidad. Debe ser que yo no soy el público objetivo de esta obra. Me debo estar haciendo viejo a mis treinta y tantos años y más pronto que tarde me encontraré algún ‘Ok boomer‘ en los comentarios de esta revista al enfrentarme a un cómic que, como éste, no logre entender por más empeño que le ponga.

 

Así que aquí estoy, en el cuarto número de una serie que lleva catorce tomos en Japón y que goza de una adaptación al anime, tirando la toalla, abandonándola porque no me da para más la cabeza. Porque me he leído mangas MUY enrevesados y raros (Dorohedoro, Chainsaw Man…) o muy salvajes y retorcidos (Uzumaki, Utopías…) y me lo he pasado muy bien con ellos, de verdad. Pero ahora me ponen esta obra delante y me quedo con poco o nada que decir cada vez que me enfrento a uno de sus tomos. Porque, ¿qué puede uno escribir acerca de aquello que no comprende? Me da rabia, porque a Jujutsu Kaisen le veo los mimbres de una historia interesante, pero han pasado cuatro tomos y aún no sé qué reglas rigen el rocambolesco mundo de la hechicería en el que se ha metido Itadori.

 

«Te dije que no habría una segunda vez«

 

No debe ser del todo culpa mía cuando Gege Akutami tiene que recurrir constantemente a breves explicaciones de por qué ha pasado tal o cual cosa. Es como si en una historia mía un villano disparase a mi protagonista y en el último momento la bala esquivase su pecho y se perdiera en el firmamento. Y que entonces yo escribiera «por todos es sabido que los seres de la raza X desvían las balas hacia el firmamento«. Es un truco, es una trampa, es un Deus Ex Machina constante que me agota y al que sé que no voy a ser capaz de acostumbrarme. Porque comienzo cada tomo pensando ‘En éste la cosa echará a rodar’ y lo acabo sin saber muy bien qué demonios he leído. Y ahora se pelean los estudiantes de hechicería entre ellos. Como si de un manga de peleas se tratara, como si estuviéramos ante el festival deportivo de My Hero Academia. Como si las pesadillas a las que se enfrentan los hechiceros fueran poco más que ganado al que encerrar en un cercado y matar a placer.

 

Jujutsu Kaisen #4

Jujutsu Kaisen #4

 

La rabia viene del hecho de que la serie comenzó interesante, pero la deriva por la que se ha venido deslizando desde entonces es algo que no alcanzo a comprender. Puede que me esté yendo justo antes de que Jujutsu Kaisen despegue definitivamente en su quinto tomo (ya en vuestra librería de confianza), pero es un riesgo que correré gustoso con tal de proteger mi maltrecha mente.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados