Tom y Jerry

De Tom y Jerry a las Supernenas: Una gran aventura

De Tom y Jerry a las SupernenasHay libros a los que les hace mucho daño su propio prólogo. La lectura de las líneas que Jesús Palacios le dedica a la obra de Mauricio-José Schwarz logró que durante una temporada bastante larga este estupendo libro descansase sobre mi escritorio cogiendo polvo de una manera completamente injustificada. En dicha introducción Palacios se compadecía de la generación actual de chavales, aduciendo que con producciones como Pocoyó, Bob Esponja o Chowder (¿qué hay de malo con esta última?) los críos tenían un presente y un futuro bastante oscuros. ¿Qué pasa con Gravity Falls? ¿Y con la preciosa Steven Universe? ¿Y con Clarence? A mí me parece que Historias Corrientes, pese a que a veces sea demasiado… corriente, también nos habla de rebeldía como lo hacían las antiguas series de nuestra infancia… Otra cosa es que con el prisma de la distancia todo lo que vimos en nuestra infancia nos parezca mejor. Pero quizás series como Delfy o los Fruitis merecerían un revisionado para replanteárnoslo. Incluso (y habrán de perdonarme) el Oso Yogui o Don Gato no han envejecido tan bien como querríamos.

 

Ya veis lo rápido que me he ‘calentado’. Pensé, equivocadamente, que este libro (tal y como hacía su prólogo) analizaría la historia de Hanna-Barbera desde el punto de vista del enamorado del pasado que se niega a ver el presente. Fallo mío que me muestra una vez más que uno no debe dejarse engañar por las primeras impresiones. Schwarz construye en esta nueva producción de Dolmen una extensísima visión acerca de uno de los estudios de animación más alucinantes del siglo pasado, responsable de una galería interminable de personajes que han alcanzado el rango de míticos, ejemplares y referentes para gran parte de lo que se ha creado mucho después para la televisión y el cine.

 

Tom y Jerry

Tom y Jerry

 

Una cosa que me ha sorprendido de este De Tom y Jerry a las Supernenas ha sido la calidad de la escritura. Estamos más que acostumbrados a que muchas de estas publicaciones las hagan estupendos aficionados a tal o cual tema que, por desgracia, no son tan buenos a la hora de transferir sus conocimientos al papel impreso (tengo alguna ‘súper‘ mala experiencia al respecto). Sin embargo, Schwarz construye su libro con suma delicadeza y precisión, dando un paso atrás cuando es preciso y explicando cada detalle con la rigurosidad de uno de nuestros profesores de la escuela. Esta manera de escribir hace del libro publicado por Dolmen una estupenda novela que se lee casi sin darnos cuenta. En serio, fue cogerlo y saltar en el tiempo, de repente estaba por el quinto capítulo y había anochecido al mirar por la ventana. Mérito extra para una publicación de estas características, que cualquiera pensaría que sería más densa y menos divertida de leer.

 

La aventura de Hanna-Barbera, nos lleva de la mano desde principios del siglo XX y hasta la actualidad, contándonos lo esencial sobre las técnicas de antaño y modernas para explicar el extraordinario trabajo de Bill Hanna y Joe Barbera a la hora de saltar de una moribunda industria de la animación cinematográfica (¿quién lo diría hoy en día?, ¡eh!) al naciente mundo de la televisión, donde construirían uno de los modelos de negocio más rentables del milenio que nos precede.

 

Superamigos

Superamigos

 

En definitiva. Dolmen Editorial pone en nuestras estanterías un excelente trabajo de documentación y exposición que a veces tiene un tono más bien académico y otras es un maravilloso libro de aventuras acerca de dos visionarios que cambiaron la manera de trabajar la animación para siempre y que nos han acompañado durante nuestra infancia de la mano desde el otro lado de la pantalla de nuestro televisor.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados